Ahuehuete centenario se desgaja en Xochimilco

Una parte del árbol centenario se vino abajo tras registrarse fuertes ráfagas de viento.

Ahuehuete en Xochimilco
Foto: Delegación Xochimilco

La tarde de este sábado colapsó una parte de un centenario ahuehuete en Xochimilco. Conocido como “El Sabino” y ubicado en el Barrio de San Juan, el árbol de más de 400 años se vino abajo tras registrarse fuertes ráfagas de viento.

Una parte del ahuehuete se desplomó sobre el cableado eléctrico de la calle Pino y en las inmediaciones de la plazuela de la capilla del Barrio de San Juan. Una camioneta resultó dañada y tres viviendas aledañas fueron desalojadas como medida preventiva ante la probable caída de más fragmentos del árbol.

Por el valor histórico del ahuehuete, la zona permaneció acordonada hasta que el Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH realizó el dictamen de los daños.

La mañana de este domingo, se dieron cita en el edificio delegacional de Xochimilco especialistas de la Universidad Autónoma de Chapingo, acompañados de un técnico certificado de la Sociedad Internacional de Arboricultura, elementos de Protección Civil, de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la CDMX, del Heroico Cuerpo de Bomberos, para dar seguimiento y atención al árbol.

Te recomendamos: La historia detrás de “El Sargento”, el árbol mayor de Chapultepec

Juntos realizaron un recorrido para diagnosticar y decidir las acciones a emprender a fin de salvaguardar la integridad de los vecinos y garantizar que “El Sabino” reciba las atenciones adecuadas que le permitan entrar en etapa de restauración y fortalecimiento.

Cronistas aseguran que el Barrio de San Juan creció a imitación de las ramas del ahuehuete, y que por ello su distribución es irregular y caprichosa, lleno de callejones que deben ser recorridos a pie o en bici. No es extraño encontrarse de frente con la orilla verde de un canal. Las calles suelen estar adornadas con banderas de colores o con flores de plástico atadas a los postes de luz como si siempre hubiera una fiesta.