Ya sin salmonella, regresa el ‘Pasillo de la Salmonella’ de CU

Cuando regreses a este clásico de CU, no lo vas a reconocer

Pasillo de la Salmonella
Foto: Edgar Durán

No queda rastro de lo que fue alguna vez. Ahora, el acero inoxidable de cada uno de los puestos brilla como un espejo. El Paseo de las Facultades, que los siempre jocosos estudiantes de Ciudad Universitaria rebautizaron como El Pasillo de la Salmonella, desapareció a finales de mayo de 2017. Más de 40 años de historia y hasta 60 puestos de comida se esfumaron de un día para otro. El gobierno de la Ciudad de México, en conjunto con la mesa directiva de los vendedores del lugar, inició trabajos de reordenamiento y remodelación del sitio.

 Quizás te interese: cierran preparatorias de la UNAM en apoyo a Marco Antonio 

Pasillo de la Salmonella
Foto: Edgar Durán

El Pasillo de la Salmonella –ubicado en el límite de Ciudad Universitaria, justo a un costado de la Facultad de Odontología y a unas calles del del metro Copilco– era famoso entre la comunidad universitaria debido a los bajos precios de la comida. Entonces, las autoridades anunciaron que el Paseo abriría de nuevo el 30 de julio. Tuvieron que pasar siete meses más para que el Paseo volviera a habilitarse. Esto debido a que la rehabilitación se integró a un plan que, de acuerdo con las autoridades universitarias, buscó reforzar la seguridad en toda Ciudad Universitaria.

 Quizás te interese: Lesvy Berlín Osorio, un feminicidio en Ciudad Universitaria

Pasillo de la Salmonella
Foto: Edgar Durán

De acuerdo con El Universal, el gobierno de la CDMX invirtió alrededor de 10 millones para quitarle la mala fama al corredor. 31 nuevos puestos de comida hechos de acero inoxidable y que serán administrados por los antiguos locatarios. Cada puesto tiene instalaciones eléctricas, gas, tubería y drenaje, todo dispuesto sobre un nuevo piso de concreto hidráulico. El espacio estará libre de alcohol y humo de tabaco. Según uno de los locatarios, el Pasillo de la Salmonella comenzará a ofrecer de nuevos servicios a más tardar el 14 de febrero.

La remodelación corrió a cargo del gobierno de la ciudad, en conjunto con la organización civil Los Rescatadores. A decir de esta organización, se buscó, no solamente darle una nueva imagen a los puestos, sino mejorar la calidad de la comida y ofrecer mejores condiciones de seguridad.