7 mitos sobre la cerveza

Pues será el sereno, pero la amamos

Getty Images

La cerveza es una bebida muy común en todas nuestras fiestas, pero precisamente lo que parece más “común” es lo que encierra más misterios. Checa estos 7 mitos sobre la chela. 

1.   Las cervezas se dividen por color: Falso

Principalmente se clasifican en dos ramas, lager y ale, y su clasificación depende del proceso de fermentación y el tipo de levadura utilizada, no de su coloración. Diferenciarlas entre claras y oscuras simplemente nos indica el grado de tostado de la malta y por ende algunas notas de sabor que encontraremos al probarlas. 

2.   Lo que estás degustando no es un sabor sino un lúpulo: Verdadero

El lúpulo es uno de los 4 ingredientes naturales y fundamentales de la cerveza y es lo que le da distintos aromas y sabores. Además, según el Centro de Información de Cerveza y Salud de España, el lúpulo contribuye a la estabilidad de la espuma, aromatiza y tiene propiedades antisépticas.

3.   Las cervezas oscuras tienen más alcohol que las cervezas claras: Falso

Muchas veces hemos escuchado que la cerveza oscura tiene más alcohol. La neta es que el color no proporciona amargura o contenido de alcohol. Las levaduras, pequeños microorganismos, son los responsables del proceso de fermentación, en donde los azúcares de la malta o algún otro cereal son transformados en alcohol.

4.   El vaso sí influye: Verdadero

Tomar la cerveza en botella impide que salga la carbonatación, que los aromas suban apropiadamente y que se disfrute como realmente se debe. Así que deja la botella a un lado y disfrútala en vaso. Estos cuatro son los básicos para disfrutar de los tipos de cerveza más comunes:

o    Tarro: Para cervezas ligeras (por ejemplo las lager), porque la carbonatación sube rápidamente.

o    Vaso Pilsner: Para las cervezas de esa categoría, este vaso fue creado para lucir la novedad del color. Al ser más abierto permite que el carbono suba. Lo recomendado son dos dedos de espuma.

o    Pinta: Cervezas más aromáticas como las american pale ale. También acepta las cervezas más tostadas, con toques de caramelo o chocolate.

o    Chalice: Una copa especial que ayuda a retener el sabor y la espuma, es perfecta para saborearse cuando está entre los 3 y 5 grados centígrados.

5.   El sabor amargo es por la temperatura: Falso

Tanto el amargor como el sabor característico de la cerveza es proporcionado por el lúpulo, un ingrediente natural que de acuerdo a su variedad contiene diferentes porcentajes de ácidos alfa y aceites esenciales que son desprendidos durante el proceso de elaboración y responsables del sabor. 

6.   Exponer tu cereza a la luz ocasiona un cambio  drástico en el sabor: Verdadero

Seguramente has oído hablar de una cerveza “quemada”. Esto se debe a la oxidación que ocasionan los rayos UV de la luz a algunos de los compuestos del lúpulo. La oxidación es responsable del sabor amargo y desagradable que comúnmente identificamos como una cerveza “quemada”. Es por eso que las compañías cerveceras han tomado medidas preventivas y utilizan botellas color ámbar que filtran los rayos UV y te permiten disfrutar el verdadero sabor de la cerveza.

7.    Existe una cerveza para cada platillo: Verdadero

Tal como le pasa al vino, dependiendo de lo que vayas a comer, disfrutarás más de tu platillo si lo maridas con la cerveza adecuada. Así que antes de ordenar, pregunta qué cervezas tienen y cuál te recomiendan; nada mejor que destacar los sabores de tu platillo con las infinitas combinaciones que puedes lograr con los diferentes tipos de cervezas.

Checa también: 

Glosario cervecero

Pizzas & chelas

¿Por qué la cerveza es buena para tu cuerpo?

Buenos amigos: queso y cerveza