Yo solamente quiero ser un huevón y hacer música

Armando Palomas y su música irreverente llegan a la capital

Hijo prodigo de la Feria de San Marcos, en el merito Aguascalientes, y doctorado Honoris Causa en Bohemia Urbana por la Universidad del Tequila y la Cruda Realidad, Armando Palomas llega a la Ciudad de México a presentar su más reciente material discográfico “3 veces 7”.

Quien fuera levantado en brazos por el mismísimo enmascarado de plata “El Santo” tras extraviarse en la plaza de toros durante una función de lucha en la plaza de toros, “El Palomas” se mostrará al desnudo en el Lunario del Auditorio Nacional el próximo 11 de mayo. Aquí te dejamos una entrevista para que lo conozcas un poco.

¿Cómo es tu primer acercamiento a la música, cómo llega y quién te acerca tu primer instrumento musical?

Mi papá era un melómano, con el era escuchar a Chava Flores, Tin Tan, Daniel Santos y muchos corridos de caballos. Mi primer instrumento fue una guitarra que me compró mi hermano Manuel, de esas muy coloridas con cuerdas de nylon que me ampolló todos los dedos. Con la guitarra me animaba a decir, pedir o reclamar algo, pegándole unos tres golpes.

¿Cómo te inicias en la composición y a quién o a qué le escribes tu primera canción?

Yo siempre fui bien pinche feo, pero me di cuenta que la guitarra tenía un rollo mágico con las mujeres, la primera canción se la escribí a una niña que me gustaba en sexto de primaria, se llamaba Yolanda Muñoz Ortiz, cuando me hace caso dije: esto es lo mio.

¿Dónde aprendiste a tocar la guitarra?

Bien raro, en secundaria llegó un primo que estudiaba veterinaria en la Universidad de Aguascalientes que también era concertista y daba clases de guitarra clásica, en las noches le daba por fumar y tocar piezas clásicas, un día le dije: quiero que me enseñes los acordes. Fue lo único y de ahí me dio por cantar mis canciones.

¿Qué músicos han influido en tu música?

Son muchas, ya mencioné algunas, pero también Cri-Cri, La Sonora Santanera, Cuco Sánchez, Los Xochimilcas, además The Creedence, Bob Dylan, Joaquín Sabina, Andrés Calamaro, entre otros. La manera de decir las cosas, cuando un gran compositor me transporta y no cae en lugares comunes en las canciones me gusta, es decir, la canción inteligente.

Antes de dedicarte de lleno a la música y a la composición, ¿a qué te dedicabas?

Básicamente era lo mismo, solamente que yo era como un gerente de una refaccionaria de vehículos importados y los fines de semana me emborrachaba. Hacía lo que cualquier persona hace en este país pero no me gusto el hecho de ser solo un borracho de fin de semana, y tampoco me gustaba el hecho de trabajar, entonces me cumplí la fantasía y cumplí la promesa que un día le hice a mi padre cuando me preguntó qué quería ser de grande: yo solamente quiero ser un huevón y te prometo que quiero ser un pinche huevón, que me paguen por hacer lo que me gusta. Y la boca la tuve de profeta porque ya tengo 18 años viviendo única y totalmente de esto, porque solo me dedico a emborracharme y hacer canciones.

¿Cómo se define tu estilo musical?

Antes a manera de cotorreo decía que era NUCAPACHEROCK, que era Nuevo Canto Pacheco Popular Rocanrolero Punto Com, pero no llevo ninguna bandera musical, más bien estoy casado con la onda de decir cosas importantes para mi y hacer cosas no tan comunes, es decir, me definiría tanto en la vida y en lo musical como un borracho feliz hacedor de canciones, y a la hora de hacerla puedo hacer un son jarocho, un blues, en ese sentido mis 18 disco tienen un abanico grande.

Entre esta mezcla de ritmos y géneros ¿Cómo se construye un sello personal?

El no quedarme con las ganas de nada, ni de decir las cosas ni de hacerlas, soy un tipo de lengua lampiña y si tengo pelos en la lengua me los rasuro, me ha gustado decir las cosas como son, y muchas de las veces me he convertido en la lengua de muchas personas, el que externa lo que muchos piensan y se callan.

¿Armando Palomas es una persona o un personaje?

Era una persona que se comió al personaje, o una personaje que se comió a la persona, no hay una separación, otra cosa importante que me ha hecho es vivir con honestidad, no separar al tipo que está abajo con el tipo que está arriba.

¿Por qué decidiste no entrar a la música comercial?

Hay cosas con las que tu estas a gusto, creo que si yo hubiera estado a gusto de entrarle al pop o ese tipo de cosas de seguro estaría ahí, pero soy un cuate que siempre ha tenido ese rollo crítico y no solamente joder por joder, soy un tipo que si crítica lo hace con argumentos. Simplemente no podría, no me veo en ese tipo de música, además soy lo bastante feo y soy lo que escribo.

Alguien que nunca te ha escuchado, ¿qué puede encontrar y cómo debe acercarse a tu música?

Mi música es como la comida en la calle, tienen muchas características el olor, sabor, el lugar donde se expende, el sazón, es decir, la gente que tenga hambre de escuchar algo nuevo que se acerque, y se va a llevar una muy buena ración de colesterol a sus venas.

¿Es sensibilidad, inspiración o qué es lo que te ayuda a apropiarte de lo cotidiano y hacerlo música?

Es vivir de manera diferente, no todas las personas tienen la oportunidad de tener un estilo de vida que te permita estar en una ciudad y en otra, de conocer infinidad de pensar, constumbres, mañas, gustos, esto es lo que enriquece el proceso creativo. Soy como un vampiro, chupo un poco de lo que vivo diariamente, y el día en que se me olvide la palabra “vivir”, ese día dejo de escribir y me hago taxista.

Nombras las cosas como lo que son, ¿no crees que esta actitud te ha cerrado puertas de escenarios y medios de comunicación?

Se me han cerrado miles de puertas, lo sé pero no estoy arrepentido, el hecho de que se me hayan cerrado muchas puertas comerciales me ha abierto las puertas reales, las que yo quería que se me abrieran, además tengo la convicción de no estar en las puertas comerciales. Yo le he dicho a la gente que el día en que me vean en Telehit, MTV, en ese tipo de programas, ese día dejo de ser yo, que agarren mis discos, los quemen y se olviden de mi. Realmente soy un cerrajero, y las únicas puertas que quiero abrir son las de las cantinas y la de los corazones.

¿A quién le prestas tu voz para decir y salir del silencio?

A todos aquellos que tienen empacho y que dicen: yo no puedo hablar de esto. A todos aquellos reprimidos yo se las doy. No soy tan general, tampoco soy la lengua rasurada del pueblo. Se que mis canciones pican, dan comezón, son acidas, ásperas, entonces les presto la voz a todos aquellos que la quieran ocupar, que le pueda servir, como una medicinas, solo cuando la necesiten.

¿Hay temas que no abordes en tus letras?

El día que me autocensure me hago taxista. Hasta el momento todo lo que he escrito ha sido libremente, sin ningún tapujo, tabú y miedo, soy una persona de lengua libre. El día que me autocensure me daría mucha tristeza, lloraré en la recamara de mi casa.

Tus canciones son crónica urbana, protesta, ¿a qué le cantas?

Tengo temas de chile, dulce y manteca, canciones que pueden ser bastante cómicas, acidas, amorosas, sería difícil definirme, pero hago lo que yo siento y quiero. En cada disco trato que sea conceptual y redondo, no puedo maneja canciones de diferente ideología en un disco porque la gente no lo digeriría igual, como si comieras en el mismo momento carnitas y camarones, no se lleva el asunto.

¿En tus canciones buscas dejar un mensaje o solo es una cuestión lúdica?

Mis canciones profesan la religión del “hoy”, hoy siento esto, hoy me pasa esto, ayer ya pasó  y mañana quién sabe. Nunca busco dejar nada, básicamente solo divertirme, ya si gente se divierte, chilla,  se pedorrea, coge, se da un beso, ya es muy su onda, lo que si puedo decir es que las canciones tienen que hacerte sentir algo sino eres gris, entonces canción que no te hace encabronar, reír, llorar, no es una buena canción.

Cuando cantas, ¿haces arte o verdades?

Le canto al borracho que llevo dentro, le canto más a este corazón, le canto más a mi vida y no puedo decir si le canto al arte o a la verdad, lo más cercano es que yo le canto a mi verdad, a mi vida, a mis cosas reales, después ya la gente las agarra, las condimenta con su vida diaria y se las come.

¿Cuál consideras que es la relación entre el amor y los vicios, la soledad y la música, el desconsuelo y las mujeres?

El amor y los vicios tiene que ver mucho conmigo, he tenido grandes amores que tienen que ver con mis grandes vicios, no podría tener un gran amor sino existieran esos grandes vicios. La soledad tiene mucho que ver con la música, yo no puedo hacer canciones cuando tengo una persona a un lado, es un acto tan solitario como cagar o masturbarte. El peor desconsuelo que puedo sentir es el hecho de saber que esa mujer nunca va a regresar, pero le hecho de que nunca va regresar también me hace sentir grandes placeres. No creo el amor eterno, más que en el de los hijos o el de la madre, sería muy aburrido tener un amor para toda la vida, y si una mujer me da desconsuelo otra me dará consuelo.

¿Hay quienes te consideran el último rupestre?

Yo ni siquiera soy rupestre, soy más pedestre que rupestre. Hay ciertas camisas que la gente te quiere poner. Por ejemplo Rockdrigo González era bastante inteligente y poeta, yo me considero más pasional y borracho.

¿Cantas canciones has escrito y cuál sería tu canción biográfica?

He escrito como 300 canciones, muchas de mis canciones son biográficas, hablan de mi y de una etapa de mi vida, es como si mirara un álbum viejo, lleno de fotografías, recuerdos. El lugar donde escribo es totalmente desordenado, cuando me llega la musa escribo donde sea, pero mis mejores canciones las he escrito bajo el influjo de una cruda de tequila, no de una borrachera, no se que tienen las resacas pero me sacan la inspiración, es como un pequeño hoyo en el alma que me da para escribir.

¿Qué va a encontrar la gente en este nuevo disco 3 veces 7?

Un Palomas encuerado, con banda de rock y también acústico, le cantó a lo que la gente no le escribe, por ejemplo tengo una canción de lo que no le gustaría escuchar a una groupie; también está la cumbia del clítoris, un tema muy chupeteable, que les va a causar mucha risa; una parte amorosa también y varias historias, una de ellas es muy chilanga que se llama La bruja y el tragafuego.

¿Qué novedades encontrarán en tu show del Lunario?

El hecho de que me presento con una banda eléctrica y el segundo set será acústico, nunca lo he hecho, además la selección del set list de ese día es un Armado Palomas a la Carta, a través de las redes sociales los seguidores mandaron sus peticiones, de ahí tomamos 25 y 30 que sonarán ese día.

¿En qué ha cambiado Armando Palomas del primer disco hasta la producción actual?

Hace 18 años le escribía a cosas bastante chistosas, mi primer disco era un tequila, con hielo granadina y refresco de square, y mi disco nuevo es un caballito de tequila sin limón, sin sal y crudo.

¿Estás preparando un libro?

El 3 veces 7 es el preludio del libro, este disco es en formato de un libro tipo arte objeto, además de una serie de historias contadas por mi. El libro que presentaré en diciembre va a tener crónica, diría narrativa real, nada inventado, será un disco acido y lúdico.

http://www.youtube.com/watch?v=0xxkXiwPRkI&feature=related