Tribulaciones Cósmicas

Arts & Crafts México para Chilango

Arts & Crafts MX

Hace unos meses anunciamos gustosos la firma de Bam Bam, banda regia formada por cuatro outsiders fanáticos de Philip K. Dick, Frank Zappa y Captain Beefheart. En septiembre, estos prolíficos muchachos grabarán de la mano de Martin Thulin (de los Fancy Free) lo que será su segundo LP, y el primero bajo el cobijo de nuestro sello.

Para que vayan conociendo a estos regios cósmicos, le encargamos a Mou que escribiera esta edición de su columna de confianza.

 

¿Qué pasa en la radio?

Taladro Supremo tenía una rola con ese nombre. Una rola muy buena. Instrumental, no decía nada mas que lo que leías en el titulo. "¿Qué pasa en la radio?", se preguntaban 7 años atrás en un mundo donde el ahora difunto podcast amenazaría con acabar con las estaciones de radio y desde donde divisaban un futuro con mas gente como ellos caminando por la superficie de la Tierra.

Siete años después me pregunto lo mismo. Sólo que ahora la pregunta no se limita a las emisiones de radio que viajan por el cielo, sino que incluye los otros dominios en donde suceden fenómenos que parecen tomar control del comportamiento y destino de muchos de nosotros.

¿Qué sucede hoy en día en las tiendas de discos? ¿En las redes? ¿En el iTunes? ¿Spotify? ¿Listener supported radio? ¿Napster sigue vivo?… Los podcasts, el pinche iPod. ¿Qué va a pasará cuando el iPod pierda su encanto por “sólo tocar música”? Y pero aún, qué pasará cuando la música pierda su encanto por “sólo ser música”, por solo estimular una pequeña parte de nuestra biocomputadora.

Tal vez esto ya está pasando y muchos ni en cuenta, porque seguimos hipnotizados por un par de audífonos electromagnéticos y el cambio de presión que generan en la masa de aire alrededor de nuestros oídos. Hipnotizados por el sonido; un complejo fenómeno físico que se ha convertido en la salvación para unos, la perdición para otros y en un zumbido de mosquito para los demás.

Probablemente ya anden caminando, gateando o flotando amniótocamente por ahí los primeros que en un futuro considerarán muy poca la información transmitida a su mente por, digamos, una fuga de Bach o por “Lucy in the Sky with Diamonds”. Su hambre de información y estímulos rebajaran eso que a nosotros nos estremece cual transbordador despegando en un  leve cosquilleo en sus timpanos.

De hecho ya es difícil retener la atención de las generaciones más jóvenes; de los que ya nacieron con el wi-fi en la corteza cerebral.  Un ejemplo: Cuando era más joven, mi hermana que ahora tiene 19 años descubrió mi colección de discos compactos y a escondidas los tomaba, los oía, los copiaba y en una ocasión me di cuenta que no podía pasar un solo día sin que oyera Ziggy Stardust o a Velvet Underground & Nico. Muy diferente es otra de mis hermanas, tan sólo 6 años más joven. No creo que en su todavía corta existencia haya escuchado un disco de principio a fin. Claro que también a nosotros quienes nacimos con el walkman en la mano la conexión permamente nos está haciendo hoyos en la cabeza.

Basta con observar un poco.

(…)tengo el Adium abierto, en el TweetDeck tengo mi feed de noticias,
publicaciones y curiosidades, el ícono prendido del Illustrator me
recuerda que tengo una ilustración pendiente que manda, checo el Vuze
para ver si los torrents se siguen bajando y el iTunes en shuffle

En este momento pretendo escribir una columna para Chilango.com, tengo el Adium abierto (el cual está logeado a mis cuentas de MSN y Gtalk) y platico con tres de mis amigos sobre la tragicomedia de nuestras vidas, en el TweetDeck tengo mi feed de noticias, publicaciones y curiosidades, el ícono prendido del Illustrator me recuerda que tengo una ilustración pendiente que mandar y cada 10 minutos lo echo para adelante y le doy una avanzada, constantemente checo el Vuze para ver si los torrents se siguen bajando y para acabarla de chingar el iTunes en shuffle pone lo que se le da la gana de una galería de 1771 canciones.


Y al final del día ¿Qué tanto hice? No mucho (o por lo menos así se siente).  Cada vez es más difícil leer por largos ratos o ver una película extensa o concentrarse en cualquier cosa.


Si algún día internet acaba con nuestra capacidad de contemplación no habrá que asustarnos porque -como es sabido- desde el principio hemos sido un medio para que los genes vivan y perduren. Luego pasamos a ser un medio para que la cultura viviera y perdurara y hoy, a la espera del nacimiento del tercer replicante, nos podemos dar cuenta que seguimos siendo eso, un medio sirviendo otros propósitos mientras creemos que hacemos algo chido con nuestras vidas.
En fin, todo era para que vieran este video:
 


Mejor escuchar a Susan Blackmore hablar sobre memes y temes que ponernos a pensar el oscuro futuro que nos espera a nosotros que todavía hacemos música con guitarras y tambores.


El nuevo disco de Bam Bam verá la luz a principios de 2011, por lo pronto, descarguen de aquí su excelente álbum debut