Tool: Energía progresiva para deleitar oídos chilangos

La crónica de su presentación en el Palacio de los Deportes

Getty Images

La llegada de Tool a tierras chilangas era como un sueño difícil de creer hace algunos años; más de dos décadas tardaron Maynard James Keenan, Danny Carey, Adam Jones y Justin Chancellor pudieran deleitar a más de 19 mil fans ávidos de ruidos pesados.

¡Sí! Tool se presentaba por primera vez en nuestro país, la expectativa era enorme ya que cambiaron la fecha del concierto en el Palacio de los Deportes y dudo que alguien haya cambiado su boleto por la nueva.

Tool tiene ya un album en puerta, pero esto no era el motivo principal de su llegada a México; Cumbre Tajín fue en primera instancia lo que los motivó a pisar suelo azteca, pero previamente el Domo de Cobre recibió a la banda de metal-progresivo en sus entrañas.

Los estridentes sonidos de “Hooker With A Penis” engancharon de inmediato a los fans más acérrimos de Tool; Maynard, fiel a su costumbre ‘tímida’ emergió al fondo del escenario, su voz dio pie a un sinfín de luces multicolores que anegaron el recinto.

La afición del grupo por figuras humanoides se desplegó en las pantallas con “Vicarious” y “Schism”, esta última desgañitó miles de gargantas además que las ‘matas’ comenzaron a ondear sobre el propio eje de los asistentes.

Maynard odia los reflectores, prefiera que la música sea la que hable y no su presencia; “Pushit” e “Intention” activaron el lado creativo de la banda, largos solos e improvisaciones de Jones y Chancellor dejaron sueltos los ‘demonios’ del progre que se mantienen latentes es sus talentosas manos.

“Lateralus” mantuvo sin pestañear a los asistentes; ráfagas e intensos ataques de luces no permitían parpadear; un intermedio de 12 minutos fue necesario para reparar el ‘daño’ sufrido durante el primer ‘ataque’ de Tool.

Danny Carey no es el baterista más famoso del mundo, pero logró hacerle un homenaje a King Crimson en “B’Boom”, compleja pieza que demuestra el talento en un solo que se desplegó en cada una de sus batacas. ¡Fue sin duda lo mejor de la noche! No sólo por emular a una de las más grandes bandas de progresivo de todos los tiempos, sino también, por aceptar el orígenes o génesis del grupo norteamericano.

“Jambi” terminó de “volar” las cabelleras que se rehusaban a ondearse; extraordinaria sesión de más de 10 minutos que no dieron tregua por su intensidad y vigor.

“Forty-Six And Two” y “AEnema” hicieron explotar el Palacio de los Deportes; miles de cuerpos brincaban sobre su propio eje, no importaban las fricciones, el calor y las cervezas que volaban (algunas no eran extracto de cebada, sino del interior de algún cuerpo humano), Tool estaba en México y había que vivirlo al tope.

“Stinkfist” concluyó la intensa sesión de más de dos horas, Maynard y compañía quedaron encantados con el entusiasmo del público chilango, la banda se despidió y sólo amagaron con regresar. Nadie se movió hasta que prendieron las luces. Tool cumplió con el primer compromiso en México, ahora, las ruinas de Cumbre Tajín los espera.

Setlist
  1. Hooker With A Penis
  2. Vicarious
  3. Schism
  4. Pushit
  5. Intension
  6. Lateralus
  7. B’Boom
  8. Intermission
  9. Jambi
  10. Forty-Six & 2
  11. AEnema
  12. Stinkfist