The Smashing Pumpkins – A Song for a Son

Hay un regalo de colección

Ruy dice:
Qué raro track nos traen Billy y compañía. Como es costumbre, hay melancolía y dolor; sin embargo, tiene ligeras reminiscencias al Led Zeppelin de los primeros años, aderezado con un piano que cuaja… aunque raro. En realidad, si estás esperando algo muy estilo Smashing Pumpkins, te llevarás una decepción. Ojo: esto no quiere decir que la rola sea mala. Por el contrario, es una canción excelente, sólo se sale de la costumbre. Tendrás que darle varias oídas antes de decidir si te gusta o no. En lo personal, me gusta. Tiene un dejo de los Doors, pero con depre. Es confusa, pero, hey, ¿qué son los SP si no un enorme bulto de issues?

Josué dice: 

Fuuuuck, que alguien me aleje cualquier objeto punzocortante porque Billy quiere que me suicidé. Qué onda con la canción deprimente, noventera y que me está haciendo pensar que mi vida no vale nada. Me guta el estilo lúgubre de la tonada, así como el efecto que produce Corgan con sus cuerdas vocales: un boleto directo a la morgue.

Baxter dice:
Es oficial, Billy Corgan está completamente chiflado. Lo veíamos venir desde los tiempos de Machina, después Zwan y sus proyectos solistas, el fatídico regreso de los Smashing Pumpkins y ahora esto. Este es el primer corte conocido de su álbum de 44 canciones. Aburrida, cursi pero siempre identificable por su increíble tono de voz. Sólo para fans que se quedaron clavados en la textura.

http://www.youtube.com/watch?v=xMG8XauuSeU