Nortec: Bostich + Fussible nos dejan huérfanos

Su gira de despedida hizo parada en el VL15

Esta noche quedamos huérfanos hablando de música electrónica. Nortec Collective: Bostich &#43 Fussible están en una gira de despedida que termina con 16 años de un proyecto que le dio vida en México a un género que sólo se alimentaba de propuestas nacionales intermitentes y de los grandes representantes internacionales.

85774Nortec despidiéndose de sus fans en el Vive y cerrando el escenario principal.
Nortec despidiéndose de sus fans en el Vive y cerrando el escenario principal. (Verónica Chávez)

Se me enchina la piel sólo de imaginar que no escucharemos más la potencia de la mezcla de Pepe Mogt y Ramón Amezcua, porque no nos hagamos, la semilla norteña la traemos sembrada todos.

Suena cursi, pero tal vez esta fue la última noche en que pudimos bailar y brincar con ‘Tijuana bass’, ‘The Clap’ y ‘Shake it up’.

 

Un vídeo publicado por Dulce Vero (@dulce_veros) el15 de Mar de 2015 a la(s) 12:32 PDT

Por ahora prefiero recordar esta presentación en el Vive Latino 2015, cerrando el escenario principal con una plancha casi llena (porque este año la asistencia en general al festival no ha sido de las mejores), sin compararla con sus anteriores demostraciones, como la del 2013 donde hubo derroche en juego de luces y power.

Y me inclino por esta noche que ameritó que Ramón saliera de traje y moño, y que el setlist se construyera intercalando éxitos de Tijuana Sessions, Boulevar 2000 y Motel Baja.

Insisto, mejor guardaré en mi memoria las renovadas versiones de ‘Tijuana makes me happy’ y ‘Tengo la voz’; la locura que se armó al tocar ‘Tijuana Sound Machine’, y la coreografía de baile que se rifaron Mogt y Amezcua (yo dudo de ellos, creo que en realidad eran unos dobles con máscaras) antes de presentar a Wolfgang Flür, ex integrante de Kraftwerk como su invitado sorpresa en ‘Moda Makina’. 

 
 

Un vídeo publicado por Dulce Vero (@dulce_veros) el15 de Mar de 2015 a la(s) 12:30 PDT

Todo eso quedará vivo en el recuerdo de quienes vimos cómo Bostich y Fussible terminaron su show, improvisaron una mini fiesta de despedida con abrazos fraternales con sus músicos (tuba, trompeta, acordeón y guitarra) y público, mientras les prendían las luces y sonaba La Puerta Negra de Los Tigres del Norte.

Hemos quedado huérfanos. Hasta siempre Bostich y Fussible.

Lee aquí lo mejor del Día 2