Ni caifán ni jaguar, sólo Saúl Hernández

Puro éxito en su nueva etapa solista

Especial
 
Un atiborrado Lunario del Auditorio Nacional fue testigo de la primera presentación en vivo como solista de Saúl Hernández, el caifán que en los 80 atrapó nuestro corazón y mente y que en el siglo XXI regresa en solitario para comenzar una nueva etapa.
 
La corta espera de diez de minutos, más que desesperar al público asistente –conformado no sólamente por adultos de la generación de Caifanes, sino también por seguidores que no llegaban a los 20 años de edad– sólo sirvió para aumentar el ansía por acompañar al cantante en su nueva aventura musical, su nuevo disco: "Remando".
 
Acompañado por músicos bastante jóvenes –pero de primer nivel– y tocando la guitarra mejor que nunca, Saúl demostró que para que un concierto sea excelente no necesita de otra cosa más que presentar simplemente eso: buena música.
Desde que se escucharon los primeros acordes de "Molecular", canción que marcó el inicio del concierto, y hasta los últimos de "Voy a beberme el mar", con la que cerró su presentación, el público expectante no paró de cantar y corear.
 
En estos nuevos temas, el cantante usa los elementos –agua, fuego, tierra y aire– para hacer un llamado a "aceptar la vida", gritar, reír y llorar. Atrás quedó la crítica social, como él mismo dijo: "este disco es más una introspección personal".
 
Los asistentes no se cansaron de expresarle su afecto y solidaridad al cantante, quien supo reinventarse así mismo en este nuevo experimento. Muestra de ello fue esta presentación, donde cada vez que tomaba la guitarra demostraba una libertad musical que antes jamás le conocimos.
 
El punto máximo de su presentación llegó con "Acechándote", en la que quedó clara la conexión que existe entre Saúl y su público, el cual además de cantar, llegó a un estado de excitación que lo llevó a brincar, como ha ocurrido siempre que el cantante está sobre un escenario. 
 
http://www.youtube.com/watch?v=gFAMfgmBUW8 
Algunas de las sorpresas que tuvo la noche fueron la presencia de Sabo Romo, quien asistió como invitado especial y a quien Saúl dedicó "María de mis alquimias", la interpretación de la trova cubana "La Maza" de Silvio Rodríguez, la incursión en el playlist de un tema en inglés ("Hallelujah" de Leonard Cohen) y, finalmente, el agradecimiento del líder de Caifanes y Jaguares al público por demostrarle su amor incondicional al haber cantado junto a él todas las canciones de su nuevo disco.
El concierto duró casi 2 horas, la mayoría de los temas fueron de su más reciente disco, pero también interpretó seis temas de Jaguares. Aquí el playlist.
1. Molecular
2. Bruja caníbal
3. Llévame a tu sol
4. ¿Será mañana?  
5. Voy a hablarle al mundo
6. Un mal sueño
7. Balcón
8. Hallelujah
9. Manos de cristal
10. Lucha de gigantes
11. La maza
12. María de mis alquimias
13. Remando 
14. Quiero saberlo todo
15. Así como tú
16. Kalimán  
17. Detrás de los cerros 
18. Entre tus jardines 
19. Acechándote
20. Las ratas no tienen alas
21. Voy a beberme el mar