Parece facil, se ve muy facil, pero…

Muñequita sintética, El Haragán

Esta rola es un clásico del rock urbano. Se la saben desde los estudiantes de la Prepa Popular hasta los del TEC. La canción habla de una chava que anda bien perdida en la vida porque le ha ido muy mal en el amor; por lo mismo, se dejó perder y se la pasa en el alcohol, esperando a su príncipe azul.

Perro Negro, El TRI

http://www.youtube.com/watch?v=l6UlWRwxppA

Hay un momento en la vida de todo hombre –gracias, hormonas adolescentes– en que no sabemos qué onda con nosotros. También hay un momento en nuestra vida puberta –aunque a algunos les pasa ya con sus 30 años encima– en que estamos sin un peso, en que no sabemos si seguir viviendo en la casa paterna o volvernos independientes, en que terminamos echándole la culpa al acne de no tener pareja… Y así sucesivamente.

Veneno en la piel, Radiofutura

¿Cuántos de nosotros –hombres– no hemos caído en las redes y garras de esas malas mujeres que nos piden –¿exigen?– que las llevemos a lugares costosos y nosotros caemos redonditos? Y pasa que cuando por fin logramos juntar unos pesos y estamos en ese lugar –¡oh, sorpresa!– resulta que ella no quiere el más mínimo contacto con nosotros. Sólo que paguemos la cuenta. Clásico de muchas mujeres, clásico.

La torre de Babel, Los Tres

La vida y muerte del pequeño cigarro Gabriel, que por querer nadar en el río se mojó y se ahogó. Tal es la historia que nos cuenta este tema. Moraleja: si no sabes nadar y te vas de acapulcazo o cuernavacazo, que no te de pena quedarte en donde el agua te llega a las rodillas. ¿No quieres terminar como pequeño Gabriel, verdad?

Animal en extinción, La Barranca

El grupo considerado por muchos críticos como uno de los mejores de toda la historia del rock mexicano creó una canción que habla de alguien que esta harto de la rutina y que hace todo lo necesario para salir de su zona de confort.

Ellos las prefieren gordas, La Orquesta Mondragón

Hay gustos para todos, hay a quienes les gustan altas, bajitas, con pelo largo o corto… Esta canción es algo así como una oda a las mujeres que han servido de inspiración a Fernando Botero. Durante los más de 4 minutos que dura, los músicos no paran de  decirnos que prefieren a una mujer que abandonó la dieta que a una flaca con la carne seca.