Sabo Romo pensó que el Vive Latino no sobreviviría

Estuvo en la primera edición, en 1998

Archivo Chilango

Sabo Romo pisó por primera vez el escenario del Vive Latino en 1998, justo en la primera edición del festival.

Lo primero que pensó después de eso, es que esa sería la única vez que aquel concierto se organizaría. Entonces ya se había separado de Caifanes.

Pero el panorama fue muy diferente: “he participado de diferentes formas, ya sea apoyando a Telehit o posteriormente en el portal Vivelatino.com, haciendo conducciones y platicando con las bandas o amigos. También recibí un par de invitaciones para tocar”.

Comentó que le da mucho gusto que un festival que inició prácticamente hace 15 años, sea hoy una expectativa muy sólida. “Es importante tener en México un festival de esa magnitud con carteles tan buenos. Ha crecido expandiendo diferentes géneros y con bandas de otros países que necesariamente no son latinos”.

Para esta edición dijo que los asistentes tendrán la posibilidad de ver por única, o última o exclusiva ocasión a la banda estadounidense Nine Inch Nails, “me parece invaluable que haya grupos de toda la geografía del mundo, me parece excelente el crecimiento del Vive Latino, eso lo hace enorme”.

Aunque reconoció que cuatro días de festival son demasiadas fechas, “por muchas razones, porque implica que personas que vienen de otras partes muevan o hagan muchas cosas, además de los gastos”.

Recordó que en la primera edición vio “la reacción de mis contemporáneos, en ese momento medianamente cercano a lo que fue, tocaban bandas mexicanas, había oferta variada en los géneros, como rock and roll, ska y rockabilly”.

Indicó que había buena organización, “era asombrosa la gente congregada. Pensé que sólo se realizaría una vez, pero después dije: ‘Qué maravilla, sólo es darle continuidad’”.

Sabo Romo expresó que ese año estaba un tanto retraído en el rock, pues había dejado a Caifanes y estaba produciendo los discos de Aleks Syntek y Tania Libertad.

Mencionó que en las demás ediciones ha estado en diferentes escenarios y compartiendo con diversos grupos, como Ritmo Peligroso, Atto, Abominables y El Personal. “He tocado en varias bandas, con muchos amigos, he estado en cosas tan chidas”.

Lamentó que cuando estuvieron Los Lobos no fueron muy bien recibidos, “es una banda considerada un referente del rock latinoamericano, con 30 o 35 años de trayectoria, y fue una lástima que no fueran apreciados en su justa dimensión”.