Las 20 mejores canciones indie de 2014

No todo en la vida es Nicki Minaj o Charli XCX...

Facebook Oficial Avi Buffalo

Todo en la vida debe de tener una clasificación. A pesar de que el caos parece ser el único orden reinante, nos hemos puesto un régimen para tratar de comprender todo lo que pasa a nuestro alrededor. A veces fallamos. Un claro ejemplo, es la música.

Los géneros. ¿Cuántos habrá? Géneros y subgéneros, vertientes que se abren en un universo casi infinito de posibilidades para tratar de etiquetar el trabajo de algunos artistas. Entre los muchos intentos de clasificaciones, existe uno que empezó a tomar popularidad y al que se denominó: indie.

Antes utilizado para artistas sin una disquera que les patrocinara giras, producciones y demás gastos necesarios para tener una banda, de repente el término cobró vida propia y se comenzó a llamar indie a un estilo de música alejado de lo tradicionalmente llamado pop. De los Strokes, pasando por Franz Ferdinand, hasta Beck o Jungle. Ahora tiene que ver más con ciertos parámetros musicales, que con el financiamiento de tu acto. Es más, tú puedes ser un indie, nomás haz una canción en garage band y listo, lo-fi indie pop generation.

En fin, toda esta introducción es nomás un mero pretexto para el título del artículo. Aquí no hay cabida para los éxitos tira-récords de Pharrell o Nicki Minaj, sino que es el resquicio para que algunos artistas como Dream Police o Mac DeMarco brillen por méritos propios.

20 canciones que musicalizan bien lo que sucedió en el 2014 y que abren las puertas para recibir con todo al 2015.

20.- Damon Albarn – “Mr. Tembo”

Siendo vocalista de una de las bandas más emblemáticas de Inglaterra, Damon Albarn ya no tendría que probar nada a nadie. Sin embargo, con cualquiera de sus proyectos parece demostrar que la grandeza no depende de éxitos pasados, sino de una constante re-invención. Con “Mr. Tembo” nos regaló una de las más bonitas canciones del año y uno de los momentos más chidos del Corona Capital 2014.

19.- SBTRKT – “New Dorp, New York (ft. Ezra Koenig)”

Aaron Jerome adoptó SBTRKT como nickname para hacer música y, desde su disco debut en 2011, ha mantenido un nivel muy alto de calidad. Amalgamando la electrónica, el post-dubstep y el hip hop, SBTRKT se alió con Ezra Koenig de Vampire Weekend para crear una obra maestra incluida en el segundo larga duración de Jerome.

18.- Ariel Pink – “Put Your Number in My Phone”

Un personaje singular es Ariel Pink. De apariencia extraña, con esa mirada como algún lunático prófugo de un psiquiátrico, Pink es heredero de un nicho particular conocido como cassette culture, en el que las grabaciones amateur eran repartidas precisamente a través de cassettes. Fanático de The Cure y con una estética plenamente lo-fi, Ariel Pink hace una canción que varios de los trabajadores de tiendas en donde recargas crédito, querrían dedicar a las damiselas que, inocentemente, solicitan sus servicios y luego son acosadas por ellos. No, pero ya en serio, sí está bien chida.

17.- Perfume Genius – “Queen”

Un proyecto solista más a la lista. En este caso, directito de Seattle, Washington, llega un muchacho llamado Mike Hadreas. Con un proyecto que se puede clasificar dentro del chamber pop o indie pop, Mike poco a poco ha ido formando una reputación de creador de calidad. Un profundo bajeo y el acompañamiento perfecto de sintetizadores, hacen de “Queen” una de las sorpresas del año.

16.- Flying Lotus – “Never Catch Me (ft. Kendrick Lamar)”

FlyLo pa’ los cuates. La combinación de rap y electrónica, una mezcla ecléctica de sonidos extraños y mucho mejores visuales. Me sorprende la cantidad de artistas en esta lista que nos visitaron en el 2014, algo bueno será. Sin duda una de las presentaciones más memorables durante el festival Ceremonia 2014, Flying Lotus se rifó con uno de los cortes que más llamaron mi atención en el 2014. Es raro, pero lo raro es cool.

15.- Beck – “Heart is a Drum”

Beck, Beck, Beck… cuánto te habías tardado en venir a México, pero qué bueno que lo hiciste. A algunos les gusta más el Beck juguetón y festivo de discos como Güero u Odelay, yo prefiero al Beck introspectivo. Sí, el de Golden Age o Morning Phase. Con la única intención de hacer canciones que le gusten, Beck es uno de los músicos más prominentes de su generación. Multi-instrumentista y aventurero, el güero favorito no teme desnudar su voz acompañado de una guitarra, y lo sigue haciendo tan, tan bien.

14.- Mac DeMarco – “Passing Out Pieces”

Él dice que hace jizz jazz así que así lo tomaremos. Mac DeMarco podría ser tu mejor amigo. El que no hace nada de su vida más que tocar la guitarra, el que vive a expensas de sus padres y se la pasa bebiendo cerveza y contando chistes pelados. No obstante, Mac no es eso. En lugar de ello, se aventuró a hacer discos, y sí, al principio parecía que su trabajo se trataba de absolutamente nada, sin embargo, para Salad Days, la producción del 2014 que tomamos en cuenta, se dio cuenta de que la música podía servirle como una catarsis para los problemas internos. El resultado fue uno de los mejores discos del año y, sin duda, una de las mejores canciones.

13.- St. Vincent – “Digital Witness”

Annie Clark alguna vez brilló a la sombra de The Polyphonic Spree, la agrupación a la que pertenecía antes de emprender un camino como solista. Alguna vez una alumna de Berklee, Clark decidió no terminar el proceso académico y mejor olvidar lo aprendido para volver a aprender a hacer música realmente. Tal vez por esa visión es que siempre se ha caracterizado por no quedarse en una zona de confort. Con cada álbum que saca, demuestra por qué es una de las compositoras más importantes de la actualidad y por qué un gigante como David Byrne trabaja codo a codo con la muchachita.

12.- Real Estate – “Talking Backwards”

Una guitarra jamás había sonado tan bonito. Real Estate, herederos del jangle pop de Rough Trade Records y sus bandas, tomaron el 2014 como el año del despunte. Con trabajos ya antes aclamados, fue hasta este año que lograron la consolidación como una de las bandas con una identidad más forjada. Oriundos de Nueva Jersey, armados con Rickenbackers y haciendo una recopilación de canciones que parecen el soundtrack del verano perfecto que se perdió en tu juventud, Real Estate ha alcanzado un peldaño difícil de superar.

11.- Dream Police – “Hypnotized”

Tener proyectos alternos, muchas veces es el reflejo de que se quieren tomar caminos distintos a los que convencionalmente estás acostumbrado. The Men, la banda, ha forjado una carrera sólida y prolífica con 5 álbumes en 5 años y estilos musicales tan diversos que, pareciera, un proyecto alterno no sería necesario. No obstante, y por la razón que sea, las mentes detrás de The Men se aliaron a una caja de ritmos para crear Dream Police. Riffs, voces difuminadas y mucha distorsión, son las caracterísitcas que hacen de “Hypnotized” una de las sorpresas del año.

10.- Belle & Sebastian – “The Party Line”

Todas las lluvias de Glasgow lograron que Belle & Sebastian crecieran fuertes y saludables. No hay falla con los escoceses. Del folk más bonito, a la incursión de elementos electrónicos para sacarle brillo a los zapatos de baile, no importa la ocasión, Stuart Murdoch y compañía han logrado sobrevivir al paso del tiempo y seguir generando expectativa. Ojalá vengan a México a dar un concierto solitos, de por sí les encantan los tacos y a nosotros nos encantan ellos.

9.- Todd Terje – “Delorean Dynamite”

Ahora si, señores, saquen los albos trajes setenteros y que las luces de colores iluminen sus vidas. Todd Terje, el maestro del nu-disco llega a la posición número 9 con casi 7 minutos de perfección. Hay que subirle a tope para disfrutar de una de las canciones que mejor engalanaron la pista de baile. Terje es una mente maestra de la electrónica que apenas va debutando como solista con It’s Album Time, pero que ya se siente como un viejo lobo de mar. Ojalá que pronto nos regale otra joya como su debut.

8.- Ex Hex – “Waterfall”

La primera vez que escuché esta canción, pensé que bien podía haber formado parte del soundtrack de Rocky Horror Picture Show. Suena a glam setentero, una voz perdida en el tiempo, como si “Waterfall” fuera un clásico que esperarías escuchar en el auto de tu tío favorito, el mismo que viste playeras de Bowie, una barba de candado y, aunque se está quedando medio calvo, gusta de agarrarse el cabello en una coleta. Mary Timoni, la punketa relacionada con proyectos como Wild Flag o Helium, logró tener un revival comandando a Ex Hex, su nueva banda artífice de esta maravilla sonora.

7.- Future Islands – “Seasons (Waiting On You)”

Estar firmado por 4AD puede ser un sinónimo de calidad. The National, Ariel Pink, Efterklang o Camera Obscura son algunos de los artistas que componen el rooster del sello. A ellos, se les puede sumar Future Islands. Con cuatro discos en su haber, la banda de Greenville es un gran ejemplo de lo que hablaba al principio, la etiqueta multiusos de indie. Pasando dle synthpop a un rock más convencional, Future Islands representa el sonido que emergió con fuerza a mediados de los 2000, a pesar de que el indie se puede rastrear hasta los comienzos de The Smiths con Rough Trade Records, el término ha ido mutando con el tiempo. Sin duda, una de las canciones más chidas del año.

6.- Broken Bells – “After the Disco”

Y ya que estamos por terrenos dominados por los sintetizadores, una de las mejores propuestas de la música actual se cuela al número 6. James Mercer tiene un proyecto en el que canta y toca la guitarra, se llama The Shins y si han visto Garden State, entonces sabrán que se trata de una de las bandas que “pueden cambiar tu vida”. Danger Mouse es el nombre que adopta Brian Burton para producir y hacer asuntos musicales. En fin, juntos, Mercer y Burton crearon Broken Bells y, desde su aparición, han demostrado ser una dupla magistral. La prueba está en “After the Disco”.

5.- Jungle – “Busy Earnin'”

Honor a quien honor merece. No obstante el hype que presentó Jungle, y a toda la banda poniéndolos como la gran cosa, hasta el punto de llegar al hartazgo, hay que reconocer que hicieron uno de los discos más sorpresivos del 2014. Siendo clasificados como modern soul, los de Jungle sí aproximaron a nuevas generaciones a un sonido particular y lo supieron combinar muy bien con elementos psicodélicos y una percusión cautivadora. “Busy Earnin'” va a ser recordada por mucho tiempo como el sonido distintivo del 2014.

4.- Caribou – “Can’t Do Without You”

Desde que se dio a conocer como Manitoba, Dan Snaith probó ser una de las mejores mentes dedicadas a la electrónica. Por una demanda casi increíble de un guitarrista apellidado Manitoba, Snaith tuvo que cambiar su nombre y así nació Caribou. Letras diferentes, mismo talento. “Odessa” sigue siendo recordada como una de las más grandes canciones para cerrar la primera década de los dos mil, sin embargo Snaith estaba dispuesto a demostrar que había camino para recorrer después de tal hit. Cuatro años después edita Our Love, en la que viene el número cuatro de nuestro conteo , el mismo que se loopeará en sus cabecitas hasta el final del día y más allá.

3.- Interpol – “All the Rage Back Home”

Un derechazo fulminante fue el que me dio Interpol con su regreso. Según yo, la vida después de que Carlos D. dejara la banda sería miserable. Y me callaron la boquita bien y bonito. Paul Banks y compañía son la cabeza detrás de un movimiento conocido como post-punk revival y que tienen a Ian Curtis como dios máximo. Pero sólo imitar a una gran banda no es suficiente, hay que saber sobrevivir. Interpol tiene la calidad suficiente para seguir siendo relevantes una década después de su pináculo de gloria, y parece que el trono va a estar ocupado por ellos por mucho tiempo más.

2.- The War On Drugs – “Red Eyes”

No hay que llegar primero, sino hay que saber llegar, o la tercera es la vencida. Cualquier frase aplica bien para The War On Drugs. No es sencillo hacerse de un nombre entre las interminables oleadas de bandas emergentes, muchas bandas pasan sin pena ni gloria con 2 ó 3 discos en su haber, para desaparecer en las inmensidades del olvido perpetuo. Kurt Vile decidió dejar The War On Drugs para formar su proyecto solista. ¿Sería que no le veía futuro? Quién sabe, lo cierto es que la consolidación de la banda llegó 7 años después de su debut. Y no es tarde, aún quedan muchas historias por escribir de una agrupación que puede hacer maravillas como “Red Eyes” o en general su disco Lost in the Dream. Yo los noto menos perdidos que nunca.

1.- Avi Buffalo – “Memories of You”

Sólo escúchenla. De verdad, para que los cautive basta una vez. Avi Buffalo y su twee pop hicieron una oda que en apariencia es dulce y casta, pero con un vistazo rápido a la letra, se descubre una perversidad que le imprime un matiz todavía más grandioso a la composición. La canción del año, no tengo duda alguna y las palabras salen sobrando.

Acá puedes encontrar nuestra playlist en Spotify:

Para ustedes, ¿cuáles fueron las canciones indie del 2014?