La del hijo de Emmanuel

Peor que miel...

VÍARuy Feben

¿Cuál es la frase?
“Te amo más que a nuestra mágica noche de bodas”, del chico “mi papá es un ídolo ochentero y qué”, Alexander Acha.

¿Qué quiso decir con esta frase?
Toda la rola es un “non-sense rambling” acerca de lo mucho que ama a su chica, comparando su amor con, bueno, básicamente con absolutamente todo lo que hay en el mundo. Todo. Desde “su juego preferido”, hasta el nuevo mundo, la balada de un niño cantando, “tu pureza adornada de robles” (¿?), sus quehaceres… El punto climático es cuando, de la manera más cursi posible, Alexander dice que ama a su chica más que a su noche de bodas (¡ñoño!). En fin, en resumen, Alexander asegura amar a esta chicuela más de lo que ama a todas las cosas estúpidas de la vida.

¿Cómo podríamos corregir tal bodrio?
En vez de tener una rola de cuatro minutos comparando el amor con todo eso que hace de la vida un lugar repetitivo, podemos borrarla, hacer una pieza musical de 15 segundos, y luego, a la mitad, insertar a Alexander cantando la siguiente frase: “Te amo… en serio”. Incluso puede hacer falsete al final.

¿A quién dedicársela?
Híjole… no, mejor no la dediques, muy arriesgado (estás asegurando demasiadas cosas, no te vayas a quemar).

 

Notas relacionadas:

Las 9 peores rolas ochenteras
Las 12 peores coplas de Arjona
8 aberrantes vidoejuegos musicales