Gorillaz Sound System, o el arte del ‘engaño’

La mala noche que se vivió en el Cuervo Salón

Chilango
Quizás Damon Albarn haga lo correcto en no revivir a Gorillaz, quizá haga bien en no hacer más ruido del proyecto y dejarlo descansar en paz, al menos por una largo tiempo más.
 
Pero hay algunos que se niegan a sepultar el recuerdo. Remi Kabaka, quien hace la voz de Russel Hobbs en la banda “virtual” quiso crear un proyecto en su faceta como DJ y fue bastante fallido, sin sabor, sin calor, sin alma Gorillaz.
 
Pero antes de seguir hablemos de los actos teloneros: Frege sincronizó sus acordes con luces hipnóticas y psicodélicas en la pantalla, la banda capitalina logró que algunos movieran la cabeza por instantes, así es, ¡¡¡sólo por instantes!!!
 
Simpson Ahuevo y Alán Anaya en la tornamesa prendieron un poco más el ambiente que era casi sepulcral, el calor anegaba el José Cuervo Salón. “Méxtasis”, “Gracias a DJ”, “Más que ayer” y una improvisación a “Feel Good Inc” con toques hip hoperos parecían salvar la noche.
 
Andre VII (integrante de The Wookies) hizo que la pista temblara momentáneamente, se escuchaba “I Feel Love” de Donna Summer, hasta ahí todo parecía que pintaba para una noche sin parar de mover los pies.
 
Todo quedó en un amague, Andre VII apenas pudo controlar la ira de los asistentes unos minutos, y las rechiflas y mentadas comenzaron a sonar porque querían en escena a Gorillaz. El DJ guanajuatense pidió calma, algunos vasos con cerveza caliente volaron y otros casi llegaron hasta donde se encontraba.
 
Andre VII tomó sus pertenencias y pasó a retirarse sin lograr prender más que la ira de unos ingenuos asistentes que esperaban ver un show lleno de imágenes animadas.
 
Por fin pasada la medianoche, Gorillaz Sound System arribó a la tarima, con un colorido penacho, Kabaka comenzó a sonar los beats de algunos éxitos de la banda liderada por Albarn.
 
“¿No se supone que veníamos a ver a Gorillaz? Sólo vemos a un ‘penachudo’ en el escenario. ¡Ya bájate cabrón!”, gritó un confundido fan que esperaba ver a Gorillaz y no una “filial” de la agrupación.
 
La confusión seguía imperando, nadie sabía en qué momento fue “engañado”, poco a poco todos abandonaban el recinto, algunos reclamaban a gente que portó playeras de OCESA, quienes lucían un semblante absorto por los múltiples reclamos.
 
No hubo visuales impactantes, no mezcló adecuadamente, abucheado, con varios recordatorios a su progenitora, Kabaka abandonó el escenario, algunos furiosos fans arremetieron contra los organizadores.
 
“Nos engañaron, no era ni la mitad de lo que esperábamos”, dijo una fan con una gorra que traía la leyenda “Damon Albarn”.