Fono-Graph: Let It Bleed

El Satánico Pastel de los Stones

 

Media taza de harina. Una cucharada de polvo para hornear. Unabarra de mantequilla. Media taza de azúcar morena. Dos huevos. Un chorrito de esencialondinense de vainilla. Mezcle en un recipiente todos los ingredientes y délerefugio en el horno. Cubra con betún sonrosado y crema montada. Adorne congemas coloridas de su viaje a Marruecos. Añada cinco legendarios ídolosmusicales en miniatura al centro. 42 minutos y 21 segundos después le darán elbizcocho más celebrado y saboreado del rock.

 

30943Let It Bleed
Let It Bleed (The Rolling Stones)

Con fuertes influencias del blues y el country, Let It Bleed quizá sea el álbum másgrande en la basta discografía de los Rolling Stones. Como última grabación delmítico multi-instrumentista y co-fundador de las piedras rodantes, Brian Jones,el 29 de noviembre del 69 le estrenaron, mismo día que dieron uno de tres legendariosconciertos en el Madison Square Garden.

Alusiones a los conflictos bélicos de la época y la Guerrade Vietnam se reflejan en la popular “Gimme Shelter”. Grandes éxitos como “Lovein Vain”, original del camarada de Satán, Robert Johnson, o “Live With Me”expresan la decadencia y excesos de los que sólo los Stones y contados otrosfueron testigos.

 

30944Los Stones en el concierto gratuito de Altamont
Los Stones en el concierto gratuito de Altamont (getkempt.com)

Aquel año de 1969 condenado de los Stones. Aquel año en elque pactaron con su diabólica majestad una suerte de maldición. Aquelendemoniado año enmarcado por la muerte del propio Jones en su piscina. Aquelaño de la tragedia de Altamont —bien intencionado y gratuito concierto quetermina en muerte y violación— y la irresponsable vigilancia de los Hell´sAngels. Aquel año también del concierto en Hyde Park, dónde el omnipresente LSD y lairresponsabilidad de los propios ángeles infernales, degradó a escoria lo queuna hermosa tarde pudo haber sido. Aquel año de las constantes visitas a losjuzgados de Mick Jagger. Aquel año del culminante Let It Bleed.

Éste honorable clásico se titularía en principio Automatic Changer, lo cual, en su probabilidad,pudo haber hecho más comprensible el concepto original de su portada, inspiradaliteralmente en un tocadiscos automático. Se optó después por el famoso ychurrigueresco pastel, obra de la renombrada chef televisiva Delia Smith, enese entonces, ‘freelancera’ estilista de comida para el fotógrafo DonMcAllester.

Las instrucciones del responsable del concepto, el fallecidodiseñador Robert Brownjohn, radicaba en crear un pastel lo más chillón,extravagante y extralimitado posible.

Fácil de hornear, tomando en cuenta el presupuesto de millibras del que disponían. El repentino cambio de titulo del álbum,sencillamente se modificó alterando la etiqueta roja del estuche de películaque soportaba la torta.

Muchos años después, sus satánicas majestades se enteraronde la identidad de la joven repostera e hicieron llegar una copia firmada de laentrega, que en su primera edición incluía un afiche a todo color. Larga vidaal Let It Bleed.