Eufórico cierre se vivió en el Electric Zoo

Una clausura colosal, llena de luces y fuego

VÍAOmar Luna
Electric Zoo

Con un cerrojo colosal lleno de luces y fuego, se despidió el Electric Zoo de su visita a México tras bombardear las sensaciones sonoras de los amantes de la música electrónica con lo mejor del Trance, Dubstep y House.  

Luego de un domingo de locura en la Arena Ciudad de México, llegó el momento de aquella jornada que fue sustraída del fin de semana para postrarla en un lunes que algunos gozaron de asueto y otros más simplemente se lo “otorgaron”, por lo que la asistencia no sufrió grandes mermas. 

La zona de cancha del MainStage se abarrotó en cuanto las puertas del recinto se abrieron, nadie quería perderse un solo beat. El angelino 12th Planet calentó los motores con vistosas proyecciones en la Pirámide que fungía como escenario. 

Uno de los grandes mashups del festival estuvo a cargo de Otto Knows, quien combinó de manera soberbia el tema ‘Apologize’ con el himno del DJ sueco: ‘Million voices’. Previamente las manos se izaron con fuerza el escuchar ‘In my mind’ y ‘Starlight’. 

El horno estaba listo y Fedde Le Grand no lo desaprovechó. El holandés fue uno de los que también cayó en la tentación de incluir ‘Stay the night’ para aderezar el setlist pero el momento cumbre de su presentación llegó con los acordes de ‘Head will roll’ de los Yeah Yeah Yeahs. 

Detrás de la apariencia de ‘niño bueno’ que encuadra un corte de cabello pasado de moda y una tímida sonrisa, el parisino Martin Solveig no se guardó nada con remixes como ‘Pursuit of hapiness’, ‘Pompeii’ y ‘Clarity’. El galo incluso tomó el micrófono para interpretar ‘Hey now’ y posteriormente anunciar ‘Hello’ para que todas las gargantas resonaran. 

La pirámide se tiñó de rojo por las flamas que aparecían en los visuales para darle paso a uno de los integrantes de la gran camada sueca, Alesso. La euforia apareció en el lugar con reprises de ‘Antidote’, ‘I need your love’ y ‘We like to party’. Alesso mostró su maestría al mezclar de manera excelsa y continua ‘Calling-Don’t you worry child-Lose my self-Under control’ y con ello provocar que las suelas de los presentes se mantuvieran en el aire.  

Tras una breve pausa, el dubstep se adueñó del espacio. La adrenalina hecha hombre emergió en la forma de Skrillex. ‘Rock and Roll’, ‘Bangarang’ y ‘Scary Monsters and Nice Sprites’ volcaron toda la energía contra las vallas que resguardaban la guarida del californiano, quien otorgó 90 minutos de ritmos reverberantes y samples ‘atascados’.  

Al tiempo que Skrillex ponía el toque nostálgico con proyecciones del Rey León y no paraba de alentar a sus fanáticos con su “Qué onda güey”, el Open Air Stage gozaba de Tritonal. El dúo texano incrustó sus potentes sonidos graves en el tórax de cada uno de los que bailaban sobre la tierra suelta.  

Continuó el Trance con la presentación de Above & Beyond, quien fue de los artistas más esperados del festival traído desde Nueva York. El trío británico conformado por Jonathan ‘Jono’ Grant, Tony McGuinness y Paavo Siljamäki provocó un viaje sensorial a través de un ambiente onírico entre luces, vapor, tracks largos y armoniosos. El remix de ‘Blue monday’ fue único.  

Finalmente, el dúo australiano Knife Party fue el encargado de dar punto final a esta fiesta sonora. ‘EDM Death Machine’, ‘LRAD’ e ‘Internet Friends VIP’ sellaron la escala del Electric Zoo en tierras mexicanas.

Aquí puedes ver la crónica del primer día de Electric Zoo.