Darwin Deez – Constelations

Hay un regalo de colección

Ruy dice:
Según Andrew Hoepfner, el aparentemente único miembro de esta banda (parece que hay otros tres, con puestos de risa: uno de ellos es el “liberador” de la banda, otro es el “detector de radares”, pero sólo Hoepfner toca instrumentos), su música es “música feliz para gente triste”, “música de negros para gente blanca”, etcétera. A mí sólo me parece el tipo de ruidos que hace alguien que se muere de ganas de llamar la atención gritándole al mundo que es músico. No propone nada, es plana, pretende ser feliz por el sólo hecho de usar guitarrita trepada y por referirse al clásico infantil “Twinkle, twinkle little star”. En lo que a mí respecta, es casi un asco. Casi.

Josué dice:

Ruuuuuuuuuy, yo soy una persona triste y admito que me puso feliz. Me gustó más que las fanfarronadas de Gainsbourg y Chromeo. Yo sí bailaría con ella (si mi tobillo no estuviera al parecer con un esguince). Creo que hay rolas hechas para pasar un buen rato sin ponerse muy denso. Me gusta.

Baxter dice:
Así debió sonar el disco solista de Julian Casablancas. Punto.

http://www.youtube.com/watch?v=AOKOUGalxek