25 años no pesan para Babasónicos: así cerraron gira en CDMX

Babasónicos
Foto: @TheAdrianMartzBabasónicos en el Teatro Metropólitan.

Lejano está aquel 1991 cuando la banda irrumpió la escena argentina con su primer álbum: Pasto, el tiempo y los discos han pasado y Babasónicos está convertido en un proyecto más que consagrado, México se volvió una constante en sus giras y sus shows ya son un clásico, por todo esto y por una necesidad de darle vuelta a su obra, el show de ayer en el Teatro Metropólitan fue diferente.

Un vaivén ligero de lluvia no fue pretexto para que el Metropólitan luciera una gran afluencia en el acceso, incluso varios minutos antes de la cita. El grupo ha traspasado generaciones y eso se refleja en su público, un ejemplo es que pudimos encontrar a niños de la mano de sus padres.

10 minutos después de lo anunciado. los argentinos saltaron al entarimado, mostrando una banda con formato de siete integrantes, listos para ofrecer un espectáculo semiacústico, la bienvenida la dieron con un primer bloque donde sonaron canciones como “Natural”, “Sin mi diablo” y “Yegua”, después del silencio Adrián Dárgelos saludó y la gente respondió no escatimando en ovaciones.

Describir a Babasónicos es una tarea fácil, el grupo es sutil, elegante, seductor y encantador; y en cada show se encargan de reafirmarlo. Si bien, sus fans ya se acostumbraron a las nuevas versiones de sus canciones, no dejan de emocionarse al escuchar las mismas letras sobre otra cama de instrumentos, el xilófono por ejemplo, en varios momentos se vuelve protagonista y resultado es bastante agradable.

En un momento, Adrián acompañado de un guitarrista hicieron sonar “Valle de Valium” y “Cómo eran las cosas”; ya con banda completa arribaron los clásicos, y al grito de “¡Gracias por todos estos años!” llegó “Irresponsables”, “Putita” y “El loco”.

Fueron casi dos horas de buen ambiente que finalizó con “Gratis”, la canción ideal para cumplir el objetivo, pero dos horas que no fueron suficientes para los fans, que exigieron al menos una canción más y aunque su petición no fue atendida difícilmente se quejaron de lo que acababan de presenciar.

Después de escuchar en vivo los éxitos de Babasónicos en una versión más austera, ahora solo queda esperar nuevas creaciones, un nuevo disco o cualquier pretexto para tener a los sudamericanos por acá, que ya saben, siempre son bienvenidos.