Apocalyptica, cada vez tocan mejor y dan un gran show

Así se puso su concierto

Cuartoscuro
Los clásicos covers de Metallica son los que le siguen funcionando en territorio chilango a los finlandeses Apocalyptica tal como se sintió durante su show de anoche en el Auditorio Nacional, aunque también presentaron parte de su nueva discografía Shadowmaker.
 
“Master Of Puppets”, “Seek and Destroy”, “Nothing Else Matters¡” y “One”, que son originales de la banda estadunidense, fueron las rolas con las que se lucieron y deleitaron, pero sobre todo por su calidad interpretativa.
 
Así lo sintió Francisco Báez, quien nos dijo al finalizar que aunque las de Metallica fueron las más prendidas, “lo que importa es que Apocalyptica ha crecido como banda, cada vez tocan mejor y dan un gran show, que también jala a las nuevas generaciones. A mí que me gustan de hace tiempo bandas como Haggard y Nightwish, precisamente porque son más clásicos y lo de hoy fue magistral”. 
 
Leo Lodrok disfrutó porque mostraron también parte de lo nuevo de Shadowmaker. “Cold Blood fue de lo mejor, es una gran banda (Apocalyptica), todo el concierto estuvo genial, en México nos falta esa cultura del metal y que no escuchen el Komander”.
 
Eicca Toppinen, Perttu Kivilaakso y Paavo Lötjönen, demostraron su dominio en el chelo desde el arranque a eso de las 20:30 y que fue con Reign Of Fear.
 
Entre otros covers del mismo modo destacaron los de Sepultura, como fue Refuse/Resist e Inquisition Symphony.
 
Mientras Mikko Sirén hacia retumbar la batería, en las voces Franky Pérez hacía lo propio con I’m Not Jesus y Cold Blood, además hasta se le escuchó cantar con buen español El Rey de José Alfredo Jiménez. 
 
Eicca Toppinen con su carisma y larga greña rubia atrapó los gritos de las chilangas, mostrándose en todo momento agradecido con todos.
 
Otro instante emotivo fue cuando se escucharon los acordes del Himno Nacional de México con el estruendo de los chelos, mientras los espectadores coreaban las estrofas patrias, siguiendo I Don’t Care, que también forma parte de la promoción de su tour Shadowmaker.
 
Prosiguió la mezcla metalera y sonidos clásicos con los covers Seek and Destroy, Nothing Else Matters y para cerrar One, luego de dos horas, dejando en claro que tanto Apocalyptica como los chilangos, son fieles fans de Metallica.