40-31

En sus 20 a?os sus mejores 20 videos. Velos aqu

40 Twin Shadow – Forget

George Lewis Jr. es el hombre detrás de este proyecto newave de Brooklyn llamado Twin Shadow, y es la nueva onda en el barrio. Su álbum debut lleva por nombre Forget y fue editado por Terrible Records, disquera comandada por Chris Taylor, integrante de Grizzly Bear, quien además trabaja de productor del disco a partir de material grabado por Lewis de manera casera. Forget está lleno de pop despreocupado, de texturas sintéticas y visos de una nueva ola de sonidos funkies, synth e indie pop… Ésto lo van a estar escuchando por todos lados. Un disco maravilloso. -Chinix

39 John Legend & The Roots – Wake Up!

Este año fue para The Roots. Al parecer, todos los reflectores que atrajeron al ser la banda residente en el programa del genial Jimmy Fallon les sirvieron como inspiración y no como ese venenoso alimento al ego que le da a tantos músicos. Nominados hasta el cansancio al Grammy con este disco, hacen mancuerna con el Arjona del soul, John Legend. Sorprendentemente, imprimen una vibra sensual, groovy a las letras de este sujeto que termina por sonar bien ante públicos que dudaban de su credibilidad. Los amantes del jazz y el soul tendrán mucho dulce auricular al ponerle play a esta colaboración mainstream, pero realizada minusciosa y genialmente. -Baxter

38 Nigel Godrich – Scott Pilgrim vs. the World Original Score

Si alguno de ustedes vio Scott Pilgirm vs. The World seguramente recordará la peculiar estética de la película. Una mezcla entre el mundo de los videojuegos, los comics, música alternativa y una historia de amor. Para reflejar eso, los creadores de la película contrataron al legendario Nigel Godrich para que les ayudara a crear un score memorable. Con canciones como “Death to All Hipsters” y “Bass Battle” Gordich mezcla electrónica, con rock y sonidos de 8 bits, obteniendo resultados sumamente interesantes. Por si fuera poco, el score es completado con la ayuda de varios talentosos músicos entre ellos Gaz Coombes de Supergrass, Beck, Dan the Automator y Cornelius. -LGKing

37 Four Tet – There Is Love In You

Un disco delicioso, de esos que te hacen entrar en modo zen sin tener que recurrir a cánticos de ballenas apareándose. Música generado por algoritmos, por circuitos que producen sonidos, y por computadoras que emulan  el ADN sonoro de nuestro planeta. Muchas veces la música que pareciera más impersonal es la más creativa y propositiva, como un amistoso anarquista, Four Tet rompe el sistema desde dentro. – Chelito

36 Devo – Something For Everybody

El regreso de estos chiflados devolucionados es poderoso. Le da clases a todos los posers que dicen que tocan new-wave, pero que al final terminan imitando el sonido que estos veteranos crearon hace ya unos ayeres. Con las herramientas de estudio que el siglo XXI nos trajo, lograron un disco que hace bailar (feo) al más escéptico, reír al más amarguetas y pensar que todavía existen momentos para reírse de uno mismo. -Baxter

35 Women – Public Strain

Women es una banda de Calgary, Canadá, que ha entregado un rock de lamentos análogos post-punk. Public Strain es bello y ruidoso al mismo tiempo. Tiene la distorsión suficiente y los gemidos necesarios para encontrar belleza en la estática del sonido. Por momentos recuerdan a My Bloody Valentine, también suenan al rock seco y adicto de Lou Reed. Y todo en la mezcolanza del segundo disco de los canadienses. Un disco que pasó desapercibido en las plataformas más mainstream del  rock, pero que sin duda vale la pena revisar. -Dávalos

34 Anika – Anika

Anika está más que lista para convertirse en el sabor del mes, y la verdad, con meritos propios. El destino y su profesión de periodista hizo que se encontrara con Geoff Barrow (productor y alma de Portishead), quién se la topó mientras andaba buscando una voz para su proyecto paralelo Beak>, pero en vez de eso, terminaron haciendo y grabando el álbum debut de la rubia. El homónimo de Anika, viene cardado machine pop, weird funk, disco-punk, dub que remite al underground neoyorkino ochenteno. Para mi gusto el mejor disco hecho por una mujer en mucho, mucho tiempo. -Chinix

33 Sleigh Bells-Treats

Sleigh Bells es un dúo neoyorkino que debutó este año con su disco Treats. El álbum es una combinación perfecta entre las melodías pop de la vocalista (Alexis Krauss) y la guitarra distorsionada y sucia de Derek E. Miller. La combinación a pesar de sonar algo disparatada salió bastante bien y notaran que con solo escuchar unos segundos del disco estarán bailando en su lugar y tarareando los pegajosos coros. Varias canciones del disco fueron usadas como samples en el último álbum de M.I.A. pero a diferencia del extravagante álbum de la hip-popera aquí es difícil encontrar falla alguna. Cabe mencionar que este es uno de esos discos que deben der ser escuchados a un volumen nocivo para la salud. “Crown on the Ground” es probablemente la mejor canción del noisepop desde “Deceptacon” de Le Tigre. -LGKing

32 Mount Kimbie – Crooks & Lovers

%u2028En un género aún difícil de concebir, Crooks & Lovers es catalogado como un ejemplo de “post-dubstep” #whateverthatmeans. El disco está construido de pacientes atmósferas de dub digital. Discretos chasquidos electrónicos que van dictando el ritmo del beat, el sonido suena fácil, como si hacerlo fuera cuestión de minutos. Las texturas son amables, nada que ver con la urgencia apocalíptica del dubstep más callejero. El sonido de Mount Kimbie, aunque utiliza las mismas texturas del dubstep más tradicional, como el bajo wabb, suena mucho más relajado. Sin duda uno de los discos más desapercibidos del 2010, una pequeña joya de música electrónica para hacer jardinería o pesca.  -Dávalos

31 Jack Rose – Luck In The Valley

Para Thurston Moore, el líder de Sonic Youth, Jack Rose es uno de los cinco mejores guitarristas acústicos que han existido. Comparándolo incluso, con maestros como John Fahey y Bert Jansch. Y sí, el sonido de Rose es un entramado acústico sin principio o fin. Su –literalmente- último disco recorre estilos como el finger-pick, bluegrass y ragas indús. Rose se murió inesperadamente en diciembre de 2009 y tenía 38, a lo mejor por eso su disco a retumbado en todos los rincones independientes que lo escucharon rasgar su guitarra. Y como en cada disco, Luck In The Valley demuestra un avance en la técnica y la creatividad compositiva de Rose. Un manifiesto acústico dentro del renacimiento de los héroes instrumentales del sonido folk primitivo. -Dávalos

(Video: Sleigh Bells – Infinity Guitars)