10 cosas que aprendimos en el Festival Coordenada 2015

El café sabe mejor que la leche.

VÍA@caco_156
Lulu Urdapilleta

El pasado sábado 17 de octubre se realizó la segunda edición del Festival Coordenada en Guadalajara, así que me lancé a la “Perla Tapatía” para disfrutar del sol de occidente y ver a Blur, Café Tacvba y las demás bandas que participaron.

Ya estando allá, durante las 10 horas que duró el festival, pude ver varias cosas y aquí un resumen del festival 10 puntos:

01. El Café prende más que la leche

El acto principal de la edición de este año fue Blur, sin embargo, al igual que como les pasó en el Vive Latino 2013, cuando llegó su turno en el escenario mucha gente comenzó a irse, después de que Café Tacvba volvió locas a 20,000 personas.

Está claro que los tacvbos son una banda inmensa, y que de alguna manera traen nuevos bríos en su show, pero también queda claro que por más “leyenda” que sean, Blur no es Oasis. Incluso unos cuantos fans que coreaban “Wonderwall” lo demostraron.

02. La música y el fútbol en Guadalajara no se llevan

A diferencia de los festivales chilangos como el Corona Capital y el Vive Latino, en los que se ve una gran cantidad de playeras tanto de los equipos capitalinos como de los que viajan desde el interior, en el Coordenada, al parecer no les gusta el fútbol, pues de 23,000 asistentes, sólo logré ver una playera de Chivas y un par del Atlas en todo el día.

03. ¡Cancelajara, Cancelajaraaaaa!

La “Perla Tapatía” se ha ganado a pulso este apodo ya sea por la cancelación de conciertos debido a la poca venta de boletos, o “cuestiones de logística”. Sin embargo, el Coordenada tuvo muy mala suerte, pues dos de sus principales actos internacionales cancelaron debido a enfermedad: Foals y un día antes del evento, The Raveonettes.

04. El Gran Silencio es la pura sabrosura

Sí, el Gran Silencio puso a bailar hasta a los más fresas que al parecer solo fueron al festival para ver a Blur, pero es que, ¿quién se puede resisitir a mover los pies con el raggamuffin? ¡Pura yesca!

05. Mon Laferte es el nuevo arroz de todos los moles

A esta chilena radicada en México la hemos visto hasta en la sopa en los últimos meses, en Coordenada obviamente no fue la excepción, pues además de su presentación, subió como invitada durante la presentación de Rebel Cats y de Los Tres.

06. Hay sellos que exageran en la promoción de sus músicos

¿Verdad, Discos Valiente? Este punto tiene que ver con el anterior. Si bien se entiende perfectamente que un sello o disquera funge como colectivo y trabaja de una manera en la que algunos de sus músicos jalen a otros y todos vayan juntos, llega el punto en el que es bastante predecible y se vuelve aburrido el hecho de que veas a todos los músicos participando con todos. Los Rebel Cats invitaron a Mon; Los Tres invitaron a Mon y a Los Rebel Cats; Mon invitó a Los Rebel Cats… O sea, ya entendimos el punto.

07. Café Tacvba se sigue reinventando

Aunque sus vestuarios de banda en colores neón ya los habían presentado en Monterrey, fue la primera vez que los usaron en Guadalajara y realmente sorprendieron a todos, incluso al abrir su concierto con “El fin de la infancia” y hacer que los miles de fans zapateran duro en sus lugares.

Los cafetos demuestran que a pesar de vivir de sus viejos éxitos, pueden darles nuevos aires y seguir convoncando a miles y miles y miles de personas.

08. Dread Mar I es “El Buki” del reggae… y la gente lo ama

Después del anuncio de la cancelación de Foals en el festival, leí en Twitter que seguro su vocalista se enfermó al enterarse que compartiría escenario con Dread Mar I. Este tweet muestra solo un poco de la animadversión que el argentino causa entre mucha gente, especialmente entre los que fueron a ver a Blur y esperaban ver a Foals. Sin embargo, este “predicador” puso a cantar a miles de personas con su reggae romántico-grupero. Lo siento, chavos britpoperos, a Dread Mar I lo aman.

09. Los tapatíos son bastante tranquilos

En Guadalajara al parecer no abuchean a nadie, les guste o no la banda o incluso la entiendan o no, como al grupo rumano Taraf de Haïdouks, quienes tuvieron con cara de “WTF?” a más de uno con su música romaní y sus cantos que por momentos parecían puro ruido. En el Vive Latino probablemente no hubieran ni aguantado en la Carpa Intolerante.

10. La seguridad es bastante relajada

Muchos se han quejado de que en los festivales del DF la seguridad es excesiva y que los LOBOs se pasan de lanza, sin embargo, en Guadalajara se vivió un poco el otro extremo, pues realmente no había mucha presencia de seguridad y las revisiones eran muy escuetas. Incluso durante la tarde tuve que salir del festival por unos momentos y volví a entrar como si nada. Esperemos esto no se vuelva un problema en el futuro.