¡Tú puedes ser una perra certificada!

Aquí te decimos cómo volverte Legalmente Perra

Estamos frente una eminencia, la única mujer que puede extender certificados que avalan la perrería en México: la Business woman del Siglo XXI, Katherine Smith & Weason. Su ajustado traje rosa y su larga cabellera rubia enmarcan una personalidad fuerte, de esas que pisan fuerte, pero con tacón de aguja. Su lema: “si me caí por pendeja, me levanto por chingona”. Gracias a ello logró fundar un emporio comercial y hoy se dedica a ayudar a quienes, como ella, quieran convertirse en perras certificadas.

-Antes que todo, Katherine. Dígame, en sus palabras, qué significa ser una perra:
-Una perra es aquella que defiende lo que quiere, que va por sus sueños y los hace realidad. Para mí ser perra no es algo ofensivo. Ofensivo es ser una culebra, esas que critican a las otras por cómo se ven o se visten. Y también están las moscas: esas a las que les encanta revolotear en la mierda.

-¿Para una perra el fin justifica los medios?
-No, yo lo pondría al revés: el medio justifica el fin. Y el medio es el dinero. Porque tener varios de quinientos vaya que calma los nervios. A una perra nunca la verás pobre, además siempre estará realizada en el plano personal.

-¿Entonces si una mujer sólo tiene dinero pero no está realizada en lo emocional no es perra?
-Mientras sea feliz, no hay problema. Hay mujeres que son millonarias y dicen: “yo no necesito un hombre o tener hijos” y esa fue su decisión, y realmente está satisfecha, esa es una perra. Pero las que tienen una vida profesional y andan llorando porque les falta lo otro, esas no.

-A ver, deme 3 ejemplos de perras mexicanas.
-María Félix era LA PERRA. Las perras son auténticas y nadie más auténtica que ella. Y por supuesto Frida Kahlo. Muchos la critican pero ella fue auténtica, vivió como ella quiso, escogió a un hombre y lo amó hasta las últimas consecuencias. Y otra, pues Chavela Vargas. ¿Puedo aumentarlas a 5? Porque no puedo dejar de mencionar a Sor Juana Inés uff, una Gran Perra. Y la Malinche, una mujer que pasó de ser una esclava a ser Doña Marina.

 

El proceso de certificación de una perra

99034Legalmente Perra
Legalmente Perra (Paula Aguilera)

-Dime Katherine, ¿este certificado tiene algún aval oficial?
-Claro, está avalado por el World Class Bussines Bitch College, el único Centro de Investigación Perrístico.

 

-¿Y tiene un valor curricular? ¿Le sirve a la gente si lo pone en su experiencia profesional?
Claro, es mucho más que un TOEFL, por ejemplo. Tú llegas con esto a la frontera y puedes pasar, sin pasaporte ni visa. Te abre las puerta del mundo, porque una perra es segura.

-¿Para qué edades está dirigido el curso?
A partir de los 18 y hasta los 99 años, porque siempre tenemos algo que aprender. Antes de los 18 no creo que puedan ser perras, más bien son lobas. O sea, son perras, pero muy silvestres.

¿Un hombre se puede certificar como perra?
-Por supuesto, yo he certificado a varios hombres que están ávidos de ser unas perras. Todos tenemos una perra interior, esa ya existe, yo sólo las hago aflorar y las certifico. Aquí lo importante es que dejes de ser una perra ilegal, aquí sales siendo una perra con todas las de la ley.

-¿Piensa llevar este curso de coaching a provincia? Porque por ahí dicen que ahí todavía no les sale el colmillo como debieran…
¡Claro! En todos lados hay perras, pero están un poco desorientadas, sólo necesitan que las certifiquen y que las encaucen. Hay perras en el norte, centro y sur, somos un movimiento. Al rato hasta nos verás fundando el PUPU: Partido Único de Perras Unidas.

-¿Se necesita traer algo al curso, como materiales didácticos o algo así?
-No, sólo mucha actitud y no tener prejuicios. Que sean personas de esas que saben que el mundo no se detiene porque te rompan el corazón. Y también tener un poco de buen gusto, porque no es lo mismo llorar el desamor en una góndola en Venecia que en Xochimilco. Aquí aprenderán a afinar ese buen gusto, para que no se vayan con ese que prefiere una lata de atún a un buen rib eye

Díganos los horarios por favor.
-Los lunes a las 8 hasta el 25 de abril, pero hay tantas perras interesadas en certificarse que probablemente se extienda hasta mayo.

 

Ahí tienen chavas y chavos: si quieren certificar a su perra interior, vayan a ver ‘Legalmente Perra’, al teatro NH Liverpool 155 entre Florencia y Amberes), el acceso está entre 220 y 330 pesos.

*Esta, por supuesto, es una obra de teatro. Además, por el mismo boleto disfrutarán de un monólogo de Alejandra Bogue, con el humor que la caracteriza. Si quieren reír como locos con una comedia inteligente y bien llevada, este es el espectáculo indicado. ¡Su perra interior se los agradecerá!