¿Y la Cheyenne, apá?

Esa publicidad que no olvidamos nunca.

Especial


Producto o servicio

Cheyenne de Chevrolet


¿Por qué es chido?

Este comercial marcó un hito. En cuanto salió, todos nos
quedamos con el chistecito de "Y la Cheyenne, apá". Otro ejemplo de slóganes
que se cuelan a nuestra habla diaria.


¿Por qué lo recordamos?

Porque simboliza todo lo que queremos y nunca tendremos.


¿Cumplían con su promesa?

Pues no hay una promesa. O sí: nunca tendrás la Cheyenne,
niño. Es mejor saberlo desde ahora. Pensándolo bien: sí que cumplen la promesa
del mexicano común.