Tips para que la contaminación no te afecte (tanto)

Amamos esta ciudad, pero también nos afecta un poco

Foto: Cuartoscuro

Los que vivimos en la #CDMX estamos ya, dentro de lo que cabe, acostumbrados a vivir con contaminación… pero realmente es muy difícil mantener una buena calidad de vida en condiciones tan extremas. Ese factor tan terrible somete a casi todas las partes de nuestro cuerpo a cambios poco saludables, pero la buena noticia es que podemos mitigar un poco los efectos con algunos cambios de hábitos sencillos:

Tus pulmones

Cuando la calidad del aire empeora, evita hacer ejercicio al aire libre ¡pero no dejes de hacerlo! Si no dispones de otro lugar, el mejor momento es a primera hora de la mañana o en la noche y en un parque, bosque o lugar con mucha vegetación. Dentro de la casa es mejor mantener las ventanas cerradas y si es posible (y necesario) los especialistas afirman que un purificador de aire es una buena inversión, eso sí, recuerda mantenerlo limpio porque sino no cumplirá su función.

Tu piel

El protector solar es IMPRESCINDIBLE, pues todos sabemos que en las ciudades más contaminadas la capa de ozono es más débil y permite mayor paso de rayos solares. Además, los radicales libres que generan estos agentes aceleran el envejecimiento prematuro de la piel, así que es muy importante realizar 3 cuidados diarios esenciales: debes limpiar al menos dos veces al día tu piel con algún limpiador suave. Para ayudar a la piel a combatir los radicales libres utiliza una crema hidratante con Vitamina C mañana y noche, y por supuesto crea una barrera protectora antes de salir con un bloqueador solar que debes reaplicar al menos una vez en el día.

Tu cerebro

Aunque no lo creas, los efectos de la contaminación también se notan en el cerebro. Varios estudios han comprobado que tiene graves consecuencias en este órgano. Ahora es el momento de cambiar tu alimentación por una dieta rica en alimentos antioxidantes, frutas y verduras. Agrega brócoli, bayas (frambuesas, arándanos y fresas entre otros), aguacate, frutos secos y té verde a tus días para ayudar a evitar accidentes cerebro vasculares y pérdida de la memoria a largo plazo.

Tu corazón

Un estudio de la Universidad de Harvard encontró que las partículas microscópicas contaminantes del aire pueden disminuir el funcionamiento eléctrico del corazón aumentando el riesgo de infartos e insuficiencia cardíaca, es decir, que la contaminación es tan mala para el corazón como fumar. ¿Qué puedes hacer para ayudar mejorar su funcionamiento? Aprende a manejar el estrés, has ejercicio al menos 3 veces por semana, intenta moverte más en el día (subiendo escaleras, por ejemplo) y evita las bebidas alcohólicas.

Tu ojos

La resequedad en el ambiente causada por el ozono y la contaminación no solo afecta profundamente a tu piel sino a tus ojos también. En los días que la calidad del aire baja, es mejor evitar los pupilentes y además aumentar el uso de gotas lubricantes en tus ojos, especialmente si has pasado algún tiempo en el exterior.

Recuerda que vivir con contaminación es posible, solo debes cambiar hábitos para cuidar tu cuerpo.

También lee:

¿Por qué nos gustan tanto los senos?

¿Cómo consegir boletos para el concierto de Chente?

Visitamos el Cinema Río, un cine porno para parejas “bugas”