¿Qué tipo de madre eres?

Madre sólo hay una.

Flickr / glenngould

Sabemos que madre sólo hay una, pero dentro hay distintas variedades. Son como un género musical que tienen varias sub-ramas. Por eso, intentamos encontrar los tipos más comunes, es más, les pusimos hashtags pa que las twittes. ¿Cuál es tu mamá? o si ya eres mamá… ¿Cuál eres tú?

 #MadreCamioneta.

Es la típica mamá que tiene una camionetón, generalmente de color negro. Pareciera que sólo necesita semejante tamaño de auto para subir el súper, recoger a sus hijos de la escuela (los cuales no ocupan ni la cuarte parte) y para las compras. Una, como conductora, se asusta cuando ve a una de esas mujeres en el camino, ya que la capacidad de la camioneta es inversamente proporcional a la capacidad de manejo. No entiendo cómo una mujer, generalmente pequeña, se avienta por las calles en lo que podría calificar como un monster truck.

#MadreBotox.

Híjoles, es la mamá que está taaaan estirada que ya no sabes si está triste o feliz. Su cara parece de cartón, y lo peor de todo es que ni siquiera ha llegado a ser abuela. Las pláticas con las amigas consisten en saber qué nueva cirugía plástica hay. Generalmente se gastan una fortuna en el doctor y nadie tiene el valor de decirles que se ven mal, que un jeringazo más y podrían parecer la gemela de Carmen Campuzano.

#MadreMilf.

Uffa, es la tentación de tentaciones de todos tus amigos. A pesar de ya tener sus añitos se conserva muy bien, tiene buen cuerpo, no ha pasado por N cantidad de cirugías y se ve bien. Muchos que tienen mamá milfers sospechan de su popularidad, no saben si los amigos lo visitan por simpáticos o para checar a la progenitora. Y si el hijo tiene amigos de visita no es raro que desaparezcan las tangas de la mami.

 #MadreTelenovela

Drama de dramas… es la típica mamá que no quiere que sus hijos tengan clases en las tardes por el riesgo de perderse su programa favorito. Sus pláticas sólo consisten en repetir lo que dice y opina Paty Chapoy. Si tienen una hija quieren que se case con alguien parecido a Marco Antonio Regil, si tienen un hijo con alquien parecido a la Bracamontes. Es chantajista, ya que para ella la línea entre la telenovela y la realidad no es muy clara, cualquier error podría convertirse en una escena de Mercado de lágrimas. 

#MadreCool

Es la "buena onda", la que se siente joven y en "con estilo". Tiene Facebook, agrega a tus amigos y se refiere a ellos como si fueran suyos, es más, hasta se ha atrevido a pedirte sus teléfonos para ver qué día se van todos juntos al cine o hacen una reunión. Se cree tan in que usa expresiones que no le quedan, se pone ropa de adolescente y no tiene amigas de su edad. No tiene reparo en contar sus experiencias con drogas y proezas sexuales, y claro, cuando las cuenta, el hijo/a se muere de pena.

#MadreSusanita.

Es igualita que Susanita de Mafalda. Para ella el chisme es una forma de vida, es una religión, es un modo de ser. Está al pendiente de lo que hacen o no hacen los vecinos, parientes y amigos. Está más enterada que la CIA de cualquier evento, e inmediatamente ya tiene una opinión de cualquier suceso. Si tiene un hijo quiere que sea doctor y odiará por siempre a las novias, y si tiene una hija quiere que se case con un doctor, al cual lo querrá más que a su marido.

#MadreYocasta

Honor a quien honor merece, en este caso, los griegos. Ella es la madre castrosa, la que prohibe porque le parece que es la única manera de educar, es difícil y no es fácil caerle bien. Ella revisa tu clóset, tus cajones y cuidadito si encuentra tu porno. Seguramente te pedirá que te pongas un sweater a pesar de hace 40 grados de calor. Nunca te dejó subirte a un árbol y al día de hoy te preguntas qué es una piyamada. Gracias a ellas la psicología de una ciencia pasó a convertirse en industria.

#MadreJudía

Te alimenta hasta morir, no le importa que ya esté lleno, siempre te hará comer y comer y comer. Para ella la cocina es la única manera de socializar. No tiene el menor respeto por la nuera o nuero, ellos nunca estarán a la altura de sus hijos. Es escandalosa y nunca ha aprendido a moderar sus comentarios en las reuniones. Shalom, shalom.