Pictoline lanza hoy su primer almanaque

¡Llévelo, llévelo! A tiempo pa'l intercambio...

¡Vaya año que estamos a un mes de terminar! Fue el de la muerte de Juan Gabriel, de Bowie y Alan Rickman, de las declaraciones homofóbicas de Pacquiao, del triunfo de Trump, el Brexit, los atentados en Bruselas… Todo eso ha quedado dibujado en los bacons (gifs y/o cartones) de Pictoline, que hoy está lanzando a la venta su primer almanaque.

El libro, editado por Sexto Piso, costará $350 y está disponible en Gandhi, El Péndulo, el Museo Tamayo y el MUAC o en línea con envío a domicilio a través de almanaquepictoline.com

Platicamos con Raúl Pardo e Iván Mayorquín, dos de los diseñadores de Pictoline, sobre qué trae el libro, cómo se sienten al verlo terminado, los premios que ganaron y cómo es que les paguen por dibujar todos los días de 10 a 3.

107059He aquí el libro que también fue presentado en la FIL de Guadalajara. Bonito, ¿no?
He aquí el libro que también fue presentado en la FIL de Guadalajara. Bonito, ¿no? (Cortesía)

Este es el primer almanaque que publica Pictoline

Iván Mayorquín: Sí, es un registro del año, las noticias y sus eventos. Y éste ha sido un gran año para registrar; pasaron muchas cosas en todos los ámbitos. Creo que el 2016 es un año -bueno o malo- para recordar. Digno para tenerlo para la posteridad. 

Todo un resumen visual de lo mejor y lo peor del año?

Raúl Pardo: Exacto. Pictoline te da en tu feed en el día a día lo que está pasando justo hoy, pero luego si quieres recapitular todo lo que pasó antes es casi imposible y es muy poco práctico hacer eso vía internet. Creo que el almanaque creo que, como objeto, cumple con esa función si quieres recapitular el 2016. ¡Y lo puedes hacer en dos patadas!

¿Cómo es un día normal para ustedes en Pictoline?

IM: Arrancamos a las 8:30 de la mañana en nuestro newsroom. Todos, diseñadores y editores, llevamos temas de coyuntura a la mesa o preguntas que nos causan inquietud. Cualquier cosa es válida mientras nos parezca interesante. Entre todos elegimos lo que nos parece relevante y cada diseñador arma alrededor de dos bacons. Mientras trabajamos de 10 de la mañana a 3 de la tarde las editoras hacen redacción y mucho fact checking. Corren al mismo tiempo el dibujar y hacer la labor periodística y editorial.

Es curioso cómo todo mundo quiere dar un paso a lo digital y ustedes hacen con este almanaque un regreso hacia el papel…

RP: Pictoline nació como un medio digital, pero como nos gusta tanto la experimentación, buscamos el formato que nos funcionaba mejor para lo que queríamos.

Y, para hacer el almanaque, ¿cómo eligieron entre todo su trabajo lo que sí entraba y lo que quedaba fuera del libro?

IM: Uno, porque fue un año tan cabrón que hay eventos que tienen que estar. Tienes que tener a Bowie, tienes que tener a Trump o a ISIS. Son cosas que sucedieron y ése fue un primer criterio de selección. Después, qué le gustó a la gente y qué hizo calle. Y finalmente, qué pieza nos gustó a nosotros, qué piezas nos dan orgullo y que queríamos que estuvieran aquí.

107060El homenaje de Pictoline a Bowie tras su muerte también viene en el libro.
El homenaje de Pictoline a Bowie tras su muerte también viene en el libro. (Cortesía)

Hace poco ganaron algunos premios muy importantes por su trabajo. ¿Cómo fue?

RP: La organización se llama WAN-IFRA (The World Association of Newspapers and News Publishers) y funciona en dos etapas. La mundial fue hace como dos meses o tres en Viena y ahí ganamos como el medio que tiene más engagement a nivel mundial, lo cual nos sorprendió mucho y nos dio mucho gusto. Y hace dos semanas fuimos a Buenos Aires, para recibir dos premios de la misma organización, pero ahora a nivel Latinoamérica: también de engagement y de visualización de información.

Ahora la gente y los fans van a poder regalar o regalarse esta edición especial del Almanaque?

IM: Justo, el tiraje es de 3 mil libros. Nos encanta la idea de tener este objeto de edición limitada y que llegue a gente que le guste este recuento del año, lo valore y le sirva.

107061Y así festejó las fiestas patrias.
Y así festejó las fiestas patrias. (Cortesía)

¿Qué sienten al verlo terminado? Todo el trabajo de un año, ahora así, en físico.

RP: A la hora de tener un libro y tener estas cosas impresas que puedes tocar y puedes hojear y demás, creo que es una satisfacción muy difícil de igualar con lo digital. Por el otro lado ha sido un año tan movido y hemos crecido tan rápido (el primer bacon de Pictoline fue publicado el 20 de julio de 2015) que es como una mini cápsula del tiempo con todo el material que hemos generado.

IM: Nos cuesta mucho trabajo detenernos y ver el big picture de todo lo que estamos haciendo, y yo estoy súper contento de tenerlo encapsulado ahí en este libro. Me parecía interesante ver cómo se trasladaba a físico, ya que mucho del diseño que hacemos en Pictoline está enfocado en que se vea en smartphones y demás. Me gustó mucho el resultado: no se ve como un celular pegado en una hoja.

[Y ya que hablamos de la FIL de Guadalajara, ESCUCHA AQUÍ el top 10 de los libros que nuestra editora adjunta asegura están dando de qué hablar por allá.]