Me enamoré de ti en un chat

Me enamoré de ti en un chat

La columna gay de todos los martes

Tips para ligar en el chat en tiempos de influenza y asesinos sueltos. 

por Wenceslao Bruciaga 

Si a alguien ha beneficiado las comunidades virtuales, es a la comunidad gay. Y nada tiene que ver con el cybersexo, un término tan disperso, árido y abusado por los bugas en el que supuestamente han encontrado la evolución de las carnes. En este lado del arcoriris, el chat se ha convertido en un antro digital con el mismo fin que los clubes y bares: terminar en la cama con el hombre de los sueños (de la noche anterior, desde luego). Aquí algunos consejos para no exponer la seguridad, y la dignidad, en la web: 

  • Cuando hagas tu perfil, por favor,  por lo que más quieras, pon tus verdaderas fotos. No hay nada más patético que sufrir un shock.
  • Ten mucho cuidado al dar tus datos personales, correo electrónico, número de celular, etc.
  • Si tienes pareja, mejor hablarlo. Eso de andar a escondidas no es cachondo.
  • En la medida que puedas, trata de conocer a tu cita en un lugar público. Aunque se entiende que la calentura es la calentura, y en ese caso, mantén informado a un buen amigo por donde andas, para que te estén monitoreando.
En columnas anteriores:
Un puñal en serio

Notas relacionadas:
¿Papás gays?
Asesino a domicilio