La ola coreana

Carlos ?lvarez Montero.

Una tarde de septiembre de 2002, Valeria Hernández veía la televisión y, al cambiar de canal, encontró una serie que la cautivó. Era Un deseo en las estrellas, una telenovela coreana de 20 capítulos realizada por MBC (una de las televisoras más grandes de ese país) y transmitida por TV Mexiquense.

Valeria se enganchó pronto con la historia, la música y los actores, en especial con uno llamado Ahn Jae-wook. Investigó sobre la serie y descubrió que en Asia la cultura pop coreana es de culto: melodramas, música y películas, la famosa «ola coreana» o Hallyu, que apenas comenzaba a conquistar el continente americano.

En mayo de 2003, Valeria creó un grupo en internet para intercambiar información sobre su actor favorito. Al poco tiempo, cientos de chicas visitaron su sitio. Al ver la respuesta, contactó al club oficial de fans de Ahn Jae-wook en Corea, y éste los reconoció como una rama en México. Junto con dos amigas comenzó a actualizar el sitio con información, noticias, fotos y videos de su artista, y a organizar reuniones para festejar el cumpleaños de su ídolo. Ahora tiene alrededor de 200 miembros, la mayoría mexicanas de entre 15 y 30 años. Conocen todo sobre la vida de sus ídolos y las novedades musicales o televisivas, y se han interesado por otros aspectos de la cultura coreana: gastronomía, tradiciones e idioma;  muchas de ellas se han inscrito en cursos de coreano en el Centro Cultural Coreano o la Iglesia Hanin. «Cuando veíamos (las series), no entendíamos qué decían, por eso quiero aprender a hablar como ellos», dice Meribell López, responsable del sitio web.

Las novelas han tenido un éxito inesperado. Se han transmitido seis por TV Mexiquense. «Recibimos muchos comentarios de jóvenes y señoras mayores, hasta de hombres que ven las series con sus esposas e hijos; cuando acababan, enviaban correos para pedir que se repitiera», dice Teresa Valdez, asistente de la Subdirección de Programación de esa televisora.

Otros grupos, páginas y clubes relacionados con el Hallyu han surgido desde entonces en México. Hay 15 registrados ante la embajada coreana, lo cual les abre las puertas a sus eventos culturales, donde se codean con la clase diplomática y periodistas coreanos. Korea Sarang, por ejemplo, es un portal de internet mexicano dedicado a la ola coreana que integra grupos y clubes de fans, con 1,300 seguidores en Facebook.