La Edad Media

Tanta inseguridad y balacera a plena luz del día, tanto estrés, tantos políticos que resultan amigos de narcotraficantes, talta falta de empleos nos marea y nos evita ver cómo están las cosas afuera de los límites de nuestro país. Esto viene al cuento porque este fin de semana, la intolerancia y falta de sensibilidad en Sudán nos golpeó la cara y nos hizo ver otro acto de crueldad humana.  

Un video en el que se observa cómo una joven sudanesa es azotada en público por agentes de la policía de Jartum –quienes ríen mientras la golpean–por haber usado ropas juzgadas "indecentes" fue difundido por la cadena satelital Al Jazeera. Por obvias razones, las imágenes generaron una gran conmoción mundial.

De acuerdo con medios locales, la mujer recibió 50 azotes por vestir pantalones, lo que para ellos es considerado ropa indecente: "La fustigación de la joven suscitó rabia en Sudán", es el título del servicio publicado en el sitio de Internet de Al Jazeera que acompaña el video.    

En un comunicado, la policía dijo haber iniciado una investigación para rastrear al responsable del video y su difusión, mientras que exponentes de organizaciones de derechos humanos sudaneses también condenaron la acción de la policía, afirmando que la práctica del azotamiento no está ligada al Islam.  

A las autoridades del país parece importarles más saber quién difundió el video de la tortura que conocer los nombres de los policías que la golpearon. Tache.