Conocerán un verdadero pueblo fantasma

Especial

Viernes

Bueno, ya resuelto lo del transporte y el hospedaje, aquí viene el itinerario que les sugerimos para disfrutar de su estancia en esta localidad del estado de San Luis Potosí

Ya instalados, les recomendamos que así como correrían al mar al vacacionar en la playa, de igual manera recorran Real de Catorce y familiarícense con el lugar. Disfruten de su arquitectura y de la amabilidad de su gente. 

Pásenle a comer al restaurante El Minero y disfruten de las historias que los propietarios tienen para contar. Búsquenlo en la calle de Lanzagorta 6. La comida que encontrarán es regional con paltillos especiales que acostumbraban los mineros. 

Sábado 

Sigan disfrutando de sus calles empinadas y empedradas, pero esta vez concéntrense en visitar el Cerro del Quemado y a Wirikuta, la tierra sagrada de los huicholes. 

Ahí también podrán disfrutar de un paseo por las minas abandonadas de Real de Catorce, y hacer el recorrido por la ruta herbolaria

No será un exceso que viajen a Matehuala y prueben el cabrito, la especialidad del lugar. 

Domingo 

Antes de abandonar Real de Catorce, dense una vuelta por el milagroso San Francisco de Asís –El Panchito, como lo conocen-, en la Parroquia de la Purísima Concepción y admiren su colosal proporción. 

Compren algunas artesanías para llevarse un pedacito del lugar y pregunten por la moneda de 8 reales, que data de 1811 como la más rara de todas las creadas en el poblado, hecha de plata valuada en 50,000 dólares

Cierren el día con un paseo a caballo, propio para relajarse y despedirse de un lugar que de fantasma, no tiene nada. 

No olviden aplicar el plan y regresar a contarnos cómo estuvo su aventura.