Del hipersensible al callado

Especial.

El hipersensible – Cada que le cuentas algo malo, llora como si todasu familia hubiera muerto en un terrible accidente. Cuando es algo bueno, festeja como sihubiéramos ganado el Mundial. En elfondo es buen tipo.  En el fondo.

El malacopa – Siempre te mete en problemas, sobretodoebrio. Le encanta andar de altanero porla vida y es garantía de pelea si sales con él.

El mala onda – Sólo leimporta su vida y es capaz de asesinarte con tal de sobresalir. Le dice a las mujeres que eres malo en lacama y si es mujer le dice a los hombres que no te bañas.

El amarra navajas – Le encanta ver pelear a los demás delgrupo. Suelta un rumor por aquí, otropor allá y se sienta a disfrutar el show.

El que apuñala por la espalda – Es tu mejor amigo durantetoda primaria y secundaria y, cuando menos te lo esperas, ya te está bajando a lanovia o diciéndole a alguien que copiaste en el examen, nada más porque él reprobó. 

El que comparte todo – Te cuenta lo que comió, lo que hizoen el baño, te enseña el lunar que le salió en la ingle, el pelo que trae enáreas donde no tiene porque haber pelo, etc. Suele ser gráfico. Muy.

El que cree que te interesa – Parecido al anterior, pero élcomparte cosas totalmente inútiles y estúpidas que considera muy importantes (pero no lo son). Cosas como el caracol que amaneció en su pared o lo cómodas queestán las nuevas sábanas que le compró mami.

El que quiere contigo – Esconde sus ganas de amarte –comonadie te ha amado– tras una bella amistad. Tú nunca lo sabrás y cuando lo sepas le dirás que sólo lo ves comoamigo. Su corazón se romperá y túseguirás como si nada.  Él no volverá aamar y se internará en un monasterio tibetano.

El que no te pela – No le interesas. No tiene tiempo para ti y cuando quierashablar de algo importante con él, siempre encontrará una excusa para no ponerteatención.

El que sólo te usa por algo – Tal vez tengas mucho dinero otu mamá está guapísima, de cualquier forma él se junta contigo por eso y no portu amistad.  Pero tranquilo, el karmallegará.

El callado – Ahí está siempre pero rara vez interactúa. Sólo ríe de los chistes, paga su parte y esfeliz.