De la promiscua a la sobria

flickr.com/Cayusa

La promiscua – Aquella que se viste de forma provocadora yque no le importa lo que diga la sociedad. Si es necesario ella sacará a bailar a un hombre y si te tardas mucho, leplantará un beso al que estás esperando que te pida el teléfono.

La malacopa – La que no sabe tomar.  La que siempre acaba tirada por algún ladocon un tacón roto, vomitando y armándosela de tos al mesero. 

La que se cree princesa – Uuuuy, ésa que siempre pensará quesu hombre es un príncipe azul, que la tiene que tratar como de película deDisney y no está dispuesta a ningún tipo de trato inferior.  No sale a todos lados con sus amigas, porquehay lugares que están por debajo de ella.

La gritona – La de la risa grave que siempre quiere ser elcentro de atención.  Está del otro ladode la mesa gritando para intentar corregir lo que estás diciendo.  Si le dices que le baje, sólo grita más.

La que ni hace finta de pagar – Ok, normalmente el hombrepaga las cosas, pero hay mujeres tan malcriadas que ni siquiera hacen la fintade ir por la cartera cuando salen con sus amigas.  Habitualmente también les roban cigarros ynunca los reponen.

La que siempre sabe lo que es mejor – Tiene que opinar detodo y siempre va a decirte que lo que estás haciendo está mal.  Es una mini mamá.

La Dra. Corazón – A la que todas recurren cuando lesrompieron el corazón o quieren con el de intercambio que no habla español.  Normalmente honesta y si no se fija, siempreterminará siendo sólo amiga de los hombres.

La que parece güey – No me refiero físicamente sino por loque le gusta. Entiende la NFL y le gusta ver el Super Bowl tomando cerveza ycomiendo alitas.  Es buena en el Xbox ypuede tranquilamente explicar el fuera de lugar.

La fea con complejo de guapa – Aquella que irradia confianzacuando salen.  Todas se burlan de cómo seatreve a vestirse así o a ir a platicar con el modelito argentino pero laseñorita está segura de sí misma y no va a dejar que unos dientes menos ladetengan.

La honesta – La buena. La que te dirá la verdad y no se fijará en sus intereses o en los de losdemás.  Genuinamente quiere que te vayabien en todo lo que hagas.

La feminista – Tacha a todo hombre de misógino.  Si alguien cuenta un chiste machista sacaestadísticas o habla de Madame Curie. A veces le sale un ligerobigotito.

La víctima que siempre llora – Quiere ser siempre el centro de atención y en cuanto tú estés triste, ella lo estará más.  Todos acaban entendiendo que aunque estéllorando no le pasa nada pero ahí van a mínimo abrazarla un poco.  Es terrible.

La que pierde todo – Lleva 17 celulares, 90 suéteres,siempre deja la bolsa en el bar, se baja del coche y le da las llaves alprimero que ve aunque no sea parte del valet. Ya ni se enoja cuando pierde algo.

La marimacha – Juega deportes con los niños y es capaz deganarle en una pelea a varios de ellos. Mientras ustedes se juntan a peinarse,ella se está quitando las espinilleras enlodadas. 

La millonaria – Tiene casota en el Pedregal o Bosques.  Las invita para presumirle su nueva camionetaque no sabe manejar y el viaje que va a hacer a McAllen de shopping. Rara vezse ofrece a traerles un encarguito.

La bailarina profesional – Ama al baile sobre todo lodemás.  Baila increíble y de todo.  Opaca por completo a las demás y yo nunca lasaco a bailar porque me da pena. 

La teibolera – Igual que la de arriba pero su pasión son lasclases de tubo.  Tiende a bailar tantitomás sucio.

La víbora – Su única misión en la vida es destruir a laspersonas que le caen mal o están en su camino. No toma prisioneros y acaba con muchas amistades en el proceso. B I T CH.

La mocha – Es virgen, sigue yendo a misa todos los domingos,se refiere a Dios como Diosito y por más que intenten que se suelte un poco, nolo logran.

La que se destrampa afuera de la ciudad – Muy bien portaditaen su ciudad pero en cuanto se va de puente se vuelve loca.  Ahí la tienen en los concursos de camisetasmojadas pero acá no habla con un hombre.

La que nunca se ha emborrachado – Cuida a sus amigas y nocree en los poderes curativos del alcohol. Normalmente se aburre y acaba con las bolsas de todas intentando evitarque se vayan a dormir con hombres que acaban de conocer.