15 cosas que no quieres saber de tu futura pareja

A veces que lo mejor es fingir demencia

iStockPortrait of beautiful woman with finger on lips isolated on gray background.

Cuando te encampanas por alguien, quisieras saber todo de él/ella. Le hacemos un cuestionario detallado como si fuéramos agentes del FBI para conocer qué hizo en el pasado, en qué anda actualmente y a qué le tira cuando sueña.

Sin embargo, hay cosas que no te conviene saber por el momento. Quizá más adelante te enteres de todo, pero por ahora es mejor así. Así que evita preguntarle lo siguiente:

1. Cómo era su ex. ¿De qué te sirve esa información? Comenzarás a compararte y se volverá tortuoso para ti.

2. Cuántas parejas sexuales ha tenido. Ya sea que haya estado con una, o que haya arrasado con toda la cuadra, da lo mismo. La cantidad de personas con las que se ha acostado no le da ni le quita valor. Es sólo un número.

3. En quién piensa cuando está teniendo sexo contigo. Mejor ni imaginarlo. Todos tenemos fantasías y algunos se imaginan que lo están haciendo con Scarlett Johansson o con Eric Bana mientras están con alguien más. Bah, son sólo fantasías. Si te las cuenta, bien, si no, ¿para qué indagar?

4. Si en el pasado le pusieron el cuerno. Sería como poner el dedo en la llaga. No es algo que dependiera de él, así que ese tema no se toca a menos que él/ella lo quiera abordar.

5. Sus traumas de la infancia. Si le pusieron el apodo de “cotonete” por tener una cabeza enorme, si los profesores se burlaban de él, si sus papás se lo surtían. Son cosas que deben nacer de él mismo para contártelas.

6. Si ha tenido mejores parejas sexuales. No estaría padre que te dijera: “uy, no sabes, con Lupita tuve los mejores orgasmos de mi vida. Y bueno, contigo apenas estoy experimentando”. Agh.

7. La otra parte: que le pusiste los cuernos a tu ex. No te hagas mala publicidad, maestro. Así como dice la canción de José José: ya lo pasado, pasado. Si le cuentas esto, probablemente piensa que le harás lo mismo.

8. Si le parece atractivo alguno de sus amigos/as. Cada vez que salgan, te erizarás cuando se acerque a platicar con el susodicho. Y quizá sólo le parezca guapetón sin que tenga la intención de clavarle el diente, así que… ¿para qué saber?

9. Si alguna vez se obsesionó con alguien. Algún pecadillo oculto debía tener. Quizá se obsesionó con alguien en sus años pueriles y actualmente es algo que no quisiera recordar. Eso no lo convierte en psicópata, así que mejor ni le rasques.

10. Si en realidad no le pareces tan atractivo. Es un hecho: le gustas, pero no le pareces espectacularmente guapo/a. ¿Te gustaría que te dijera: “sí, estás potable, pero tampoco como para que me desmaye”. Demasiada honestidad.

11. Si en algún momento quiso con tu mejor amigo/a. Te daría motivos para que nunca más quieras que platiquen o que estén en el mismo lugar. Si eso fue en el pasado, que quede enterrado en los anales de la prehistoria.

12. Si les caes bien (o no) a su familia. Suena gacho, pero puede ser cierto. Al final te darás cuenta de ello, aunque por lo pronto preferirías no saberlo.

13. Sus aficiones ocultas. ¿Qué tal que le encanta sacarse los mocos en el tráfico? ¿o que siempre debe ir al baño acompañado de alguna revista de chismes? Son esas cosas que eventualmente te enterarás, pero que no te gustaría que te cuente de buenas a primeras.

14. Cómo lo hacía con su ex. Si sus posiciones favoritas eran la de perrito y misionero o si le entraban al exhibicionismo. Probablemente no sea mala idea conocer sus fetiches y todo lo que le guste hacer, pero de eso a que te confiese, con lujo de detalle, cómo lo hacía con sus demás parejas, pues no tanto.

15. Por último: algo que lo haga sentir incómodo. Sueltas la pregunta, cualquiera que ésta sea. Si ves que se retuerce como lombriz con sal, no lo presiones. Quizás sea algo que le duela o que le afecte. Dale tiempo para que decida en qué momento te contará lo que quiera.

Si se convierten en pareja, no significa que deberán confesarse todo lo anterior. Como dice el dicho: de poco en poco se llena de agua el coco. Deja que fluyan las cosas y que te suelte lo que te quiera soltar. Finalmente, “por sus actos los conoceréis”. 

¿Qué otras cosas prefieren evitar saber de alguien que les mueve el tapete?

También lee:

Conoce el pene perfecto, según la ciencia

VIDEO: Microbús atropella a mujer y no se detiene para ayudarla

Roger Waters llenará de psicodelia la CDMX