Cambiar de auto

No hay pretexto

 

¿Más de cinco años con el mismo auto? Por más encariñado (a) que estés con tu carcachita, llegó la hora de la jubilación. Haz el esfuerzo, ahórrale y lógralo, te mereces un nuevo vehículo que vaya con tu personalidad. Y que te lleve y traiga sano y salvo.