Así se enseñaba historia de México hace más de 100 años

¡Pues por eso tenemos traumas!

La versión oficial de la historia de México ha cambiado a través de los años y depende, muchas veces, del Gobierno en turno. Pero eso ya lo sabemos: héroes se convierten en villanos y los malos se vuelven más malos.
 
Además hay personajes siniestros que aparecen como palomitas blancas en los libros de texto. Pero ¿se han preguntado cómo se enseñaba la historia en el siglo XIX cuando acababa de terminar la Guerra de Independencia?
 
En aquellos años varios intelectuales se dieron a la tarea de hacer unos pequeños cuadernillos para que los niños supieran más de su pasado y fomentar el sentimiento patriótico. Su idea fue hacer una versión imparcial: “no debe el maestro ponerse al servicio de determinado partido político, religioso o social, sino guardar la mayor imparcialidad y practicar la verdadera tolerancia”, decía Enrique Rébsamen.
 
El resultado fue la Biblioteca del Niño Mexicano, una serie de 110 números que contaban la historia de los aztecas, las tradiciones populares y la época moderna —para ese entonces—.
 
Debemos decir que es una visión completamente ajena a la que tenemos ahorita y hoy hasta sería políticamente incorrecta. En CHILANGO tenemos algunos de estos cuadernillos y sacamos varios extractos para que vean de qué se trata.
 
101500Biblioteca del Niño Mexicano 2
Biblioteca del Niño Mexicano 2
 

Sobre los sacerdotes aztecas:

“[Eran] los horrendos ministros verdugos que arrancaban los corazones a las víctimas, bebiendo sangre humana, esos que tan sucios, hediondos y siniestros bebían en cráneos la sangre de los infelices sacrificados, teniendo en su mano su palpitante corazón. [Huitzilopochtli era] ese sangriento y espantosísimo ídolo, rojo, azul y negro, adornado de plumas, goteando sangre… sediento de venganza y odio que fue causa de la ruina de Tenochtitlan”. ¡Esos sacerdotes tan loquillos!
 

Sobre la defensa de Veracruz:

“Los barcos franceses desde muy lejos lanzaban rayos de muerte y descargas horrendas… ¡pero la fortaleza mexicana respondía dignamente con sus pocos cañoncitos como un niño sublime que combate con un Titán enfurecido y armado! [El castillo] se desmoronó sobre los defensores mexicanos que aún vivían y que murieron entonces sepultados por las mismas piedras de la fortaleza… ¡Los mismos enemigos franceses, lloraron de emoción al presenciar tanto valor!” Er… ah sí, ajá.
 
101499Biblioteca del Niño Mexicano 1
Biblioteca del Niño Mexicano 1

Sobre la llegada del Virrey:

“Y por todas partes, de los pequeños pueblos, de las aldeas y de las villas, hasta de las mismas haciendas y rancherías iban saliendo las muchedumbres del pueblo, organizadas por las autoridades, amontonando a lo lejos como ganado a los montones de infelices indios” ¿QUÉEE?

Sobre Maximiliano:

“¡Oh! ¡infeliz archiduque, noble austriaco, que tan sereno y tranquilo dormías al lado de tu casta y buena esposa, la Emperatriz Carlota, tú no tuviste culpa alguna […] ¡oh no Maximiliano, tú fuiste leal, magnífico, generoso y puro… Más ¡ay! tu bondad y la ambición, y el orgullo de tu raza, te cegaron!” O sea, que era bueno, pero menso. Chale.

Sobre Porfirio Díaz:

“¿Quién es Díaz? El hombre que desde que fue un niño adolescente amó a su patria, a sus leyes, a sus glorias y a sus libertades. El que lanzó a la guerra para defender a su querida México y el que estuvo años enteros batallando entre las sierras como un león temido y terrible. Porque, sabedlo, desde sus primeros años, el que es ahora nuestro Sol de Paz y Progreso…”. Al final, este librito termina diciendo que en ese momento México era todo luz, estudio, instrucción y ciencia ¿cuándo lo hicieron villano de la patria?
 
Si quieren conocer la colección completa pueden ir al Museo del Caracol, en Chapultepec, donde hay una exposición temporal con todos los tomos. Sirve de que van a visitar este recinto al que seguramente no han regresado desde que estaban en la primaria ¿qué opinas del cambio en la historia de México? ¡Ya ni a quién creerle!