Hasta que el Metro nos separe

La absurda (o no) división de hombres y mujeres en el transporte público

Todos los chilangos que nos desplazamos en el transporte público de la ciudad la conocemos: esa línea divisoria que separa y clasifica a los usuarios dependiendo de su sexo. Esta medida fue tomada para evitar la violencia a las mujeres como grupo vulnerable. De esta manera se pretendía combatir el acoso sexual que las mujeres sufrían (y sufren) en los vagones del Metro y más recientemente, en el Metrobús.

Al respecto, esto fue lo que nos dijo Jonathan Orozco, promotor de Derechos Humanos y ex Jefe de Información del CONAPRED:

“Es una medida necesaria, la respuesta a la violencia de género requiere acciones afirmativas (temporales) como esta. No se trata de un privilegio por ser mujeres, femeninas o débiles, sino que la medida responde a brindar mayores condiciones de seguridad para ellas que han sido mayormente vulneradas en comparación que los hombres”.

Sin embargo, queda la duda: ¿qué tan efectiva ha resultado esta medida? Recordemos que en 2009, un hombre identificado como David Mondragón Vargas, solía subir a los vagones exclusivos para mujeres del STC Metro haciendo uso de ropa femenina para camuflarse entre las damitas y así cometer sus aberrantes actos de acoso, que incluían tocamientos y frotamientos. Gracias a una usuaria (cuya identidad quiso mantener en el anonimato) este sujeto fue capturado en el Metro Tacubaya. Sin embargo, tiempo después David Mondragón saldría libre por falta de pruebas.

Las preguntas quedan en el aire: ¿vale la pena apartar a hombres y mujeres, dando por hecho que todos son (somos) acosadores? ¿No es un acto incluso discriminatorio, aún cuando se trate de discriminación positiva? Asaltados por estas dudas, sondeamos la opinión de los chilangos y chilangas, tanto en el transporte público como en Redes Sociales. Aquí algunas de sus opiniones:

La Secre, 28 años:

“Al principio estaba a favor, justo para despedirme de los arrimones y metidas de mano que sufrí varias veces en el transporte público; y en mi mente romántica pensé que en un vagón de mujeres todo sería cordial, olería bien, estaríamos unidas, diríamos “por favor” y “gracias” y demás. Cuando me tocó subir al Metrobús, estaba de lo más feliz en compartir un lindo viaje en companía de mis “iguales”, ¡oh sorpresa!, las mujeres, si bien no toquetean, son más rudas y bestiales que los hombres, no ceden el paso, recargan todo su peso en la pobre mujer de su lado, no ceden asientos a las doñitas, todo es una selva más salvaje que cuando había hombres. Desde ese día, me subo al vagón de atrás, soportando un par de miradas, pero viajo sentada, porque siempre hay un “príncipe azul” que me da su asiento”.

Daniel Serratos, 21 años:

“En principio no estoy de acuerdo pero con las historias que me han contado algunas amigas creo que es necesario como medida temporal. Lo malo es que creo que no se hace nada para solucionar los problemas que llevaron a tomar esa medida y ya se volvió un privilegio que las mujeres “merecen” perpetuando así el sexismo y desigualdad“.

Arantza Gaona, 21 años:

Estoy de acuerdo. Prefiero ir con muchas señoras posiblemente enojonas que con señores pervertidos q se te arriman y te manosean. Lo ideal sería que no tuviéramos la necesidad de separar pero lo veo como una utopía.

Iram Ramos, 24 años:

Estoy en desacuerdo, se me hace un acto meramente discriminatorio que jamás ayudará a generar educación cívica en los ciudadanos. La solución no es separar sino educar”.

Jess García, 25 años:

Se me hace una tontería… a veces es mejor irte en el vagón de los hombres porque hay mujeres súper pesadas y groseras que ni entrar ni salir te dejan… una vez por irme en el vagón de mujeres tuve que bajar mil estaciones después. ¡Pinches!

Wicket garcía, 30 años:

Yo estoy en desacuerdo. Pensar que todos los hombres somos acosadores, manoseadores o pervertidos es una manera de generalizar la culpa. La medida me parece segregadora y discriminatoria porque los varones tenemos menos espacio si consideramos que los vagones y espacios en el Metrobús que no están confinados son para hombres y mujeres; es decir, ellas tienen más espacio.

Carol Salinas, 29 años:

“Creo que lamentablemente se tiene que hacer así en nuestro país y no lo digo por la discriminación, sino que la neta algunos hombres son unos descarados, mal educados y cochinos que sólo entran al Metro para sus porquerías”.

Citlalli de la Paz, 29 años:

Lo terrible de este asunto es que las mismas mujeres son violentas entre ellas. El problema es que la sociedad mexicana no tiene una cultura de civilidad y eso aplica para hombres y mujeres.

Nein Alexander, 37 años:

Yo soy de la idea que eso es una aberración. Tratar de contrarrestar a gente frotadora, libidinosa y promiscua dividiendo por géneros no soluciona nada al contrario incrementa el problema. De hecho ni a las mujeres les gusta viajar en esos vagones. El problema es que vivimos en una sociedad enferma y con represiones entre ellas la sexual, a pesar de estar en el siglo XXI en México esos temas son tabú y éstos generan prejuicios. Hacen falta campañas de orientación sexual y prevención. La sociedad está abandonada a su suerte, por eso está llena de violadores, adictos y violentos.

LOS TUITEROS OPINAN EN 140 CARACTERES:

@MascaraDeLatex: Creo que está bien para evitar que haya arrimón de camarón a las damitas que usan el transporte, aunque suena algo absurdo en el 2014.

@GonCuriel: La naturaleza siempre encuentra un camino. Separar hombres y mujeres en el transporte público solo hace que se reúnan llegando a su destino.

@SoyUnPato: Es una solución superficial a un problema que, como muchos, refleja una sociedad en la que no hemos aprendido a respetarnos entre nosotros.

@DonPorfirioDiaz: Opino que está muy bien, luego van las Adelitas enseñando las pantorrillas y los hombros y violan el Manual de Carreño.

@EVaDeMetal: Esto refuerza la frase: somos la sociedad que enseña a las mujeres a cuidarse de NO SER VIOLADAS en vez de enseñar a los hombres a NO VIOLAR.

@Rascapache: Seguirán dividiendo el transporte público como si fuéramos animales mientras les salga más barato que atacar el problema de raíz; educando.

@ExcentricoSer: Piden igualdad en derechos y salario pero ahí andan dividiendonos en el transporte público, ASÍ NO SE PINCHES PUEDE.

@Iaperra: Pues puede que tenga sus beneficios para que no se anden nalgueando y embarrando a las viejas pero a fin de cuentas se me hace una jalada.

@WillyWo_0: Esa segregación implica que estamos más dispuestos a batallar con las consecuencias que con las causas. Fomentemos el respeto y la equidad.

Ésta fue la opinión de usuarios del Metro, Metrobús y lo que los tuiteros nos dijeron. ¿Cuál es la suya, chilangos? ¿De acuerdo o en desacuerdo con esta división? Échenlo de su ronco pecho, que comentar es gratis.

Mientras tanto, les dejamos con este video de Chico Che, que parecía predecirlo todo: Los nenes con los nenes, las nenas con las nenas.

6465-https://www.youtube.com/watch?v=-_aMVdE4DUg