7.- Matisse

De campeones

Matisse: Este lugar se convirtió en el centro de reunión para señoras (es probable que mientras te jalas las clases vengas a toparte con el desayuno quincenal de tu abuelita) pero no importa. Sus chilaquiles son ríquísimos y por riquísimos nos referimos a que tiro por viaje vas a tomar el pan (también muy rico) para limpiar hasta la última gota de salsa del plato. Dos palabras: chilaquiles gratinados.

Enchilómetro: 1 de 5 (mejor pide el picante por separado).