2. Te das tus vacaciones

¿Felicidad o no tanto?

 

¿Por qué es bueno?

¿Estás harto de trabajar y tienes algo ahorrado? No tienes que esperar a que te den vacaciones. Tú te las das. Así de fácil.

 

¿Cuál es el truco?

Dejar todos tus asuntos solucionados y las cuentas con tus clientes saldadas, porque no se trata de quedar mal nomás porque sí.

 

¿Y su lado malo?

Son vacaciones que sencillamente… no están pagadas. Tú verás.