2. POR LAS TERRAZAS

Pongáseme gourmet

¿Apoco con este calorcito no se te antoja pasar el medio día tomando el sol en una terracita? En la ciudad abundan (a media banqueta, en primeros o últimos pisos) y lo mejor es que son de estilos de cocina diferentes para que vayas a la que se ajuste a tu antojo.

¿Alguna sugerencia? 

La terraza de Puro Corazón (con vista al Zócalo), la del Bellopuerto para “acordarse de Acapulco” cual Marías Bonitas o la de la Rauxa de Quím Jardí con todo el look de la Condesa.