2. Gente cayéndose

Te ríes con pena y culpa. Pero te ríes.

flickr.com / jesman


Nada como un poco de lesiones físicas para
entretenernos.  Pero ¿por qué? Por
qué de las cosas que más nos hacen reír en el mundo son nuestras tías yéndose
de boca contra el piso.  Nuestro
primo que se cae del tombling.  El
tío gordo que se cae porque rompió la silla (el que sea gordo le da un gran
plus en términos tanto de humor como de culpa)
y nuestra hermanita que viene
corriendo y se estampa contra la puerta de vidrio que no vio (sin romperla son
risas, no lagrimas). 

¿Qué tipo de
duende perverso habita nuestro cerebro y nos hace pensar "se va a caer, se va a
caer, por favor que se caiga, cáete, cáete" cuando estamos viendo patinaje
artístico o gimnasia olímpica? 
No
lo sé y no me importa.  Nos reímos con miedo porque sabemos que nuestra risa es ocasionada por alguien que se lastima. Pero ni modo, me matan de
la risa los bloopers y en mi humilde opinión todo acto bueno de la vida desde la pedida de tu novia, el nacimiento
de tu primogénito y la entrega de la presidencia de un país deberían de
ir acompañados de alguien que se resbala o se rueda las escaleras.

todo acto bueno de la vida desde la pedida de tu novia, el nacimiento de tu primogénito y la entrega de la presidencia de un país deberían de ir acompañados de alguien que se resbala o se rueda las escaleras.

Ése es el mundo en el que yo quiero
vivir.

 

 

Obvio hay video.