1. Pene

Te ríes con pena y culpa. Pero te ríes.

flickr.com / jdpage


Sí, dije pene. Pene pene pene pene pene.  Palabra que no me importa su edad, no
me importa su profesión, no me importa dónde trabajen, si se dice en voz alta alguien
se va a reír.  Está comprobado
estadísticamente que en un cuarto con 15 personas, por lo menos 9 reirán al
escuchar la palabra pene.

Está comprobado estadísticamente que en un cuarto con 15 personas, por lo menos 9 reirán al escuchar la palabra pene.

No tengo
idea el por qué.  Tal vez nos moleste que algo tan infantil nos haga reír a los 27 años, o algunos ríen porque piensan que es grosería y se ponen nerviosos.  Pero es raro, honestamente es
el equivalente a que alguien diga "codo" y se escuche una risita nerviosa por
ahí
.  Pie, oreja, pantorrilla.  Todas son lo mismo, simplemente el
estigma que lleva la palabra pene, y lo lleva orgullosa con la frente en alto,
altísimo, es distinto. 

Lo mismo
pasa con su contraparte femenina: 
la vagina.  No estoy
diciendo groserías, no me van a despedir, bueno eso espero, por escribir esto
porque insisto, es como decir rodilla. Vagina vagina vagina. Aunque es muy divertido ver el sin fin de sinónimos que tienen las mujeres para esta palabra.  Yo soy fan de vajayjay. 

Experimento: párense de su lugar en este instante y busquen a
6 personas, 3 hombres y 3 mujeres.  Pídanles que digan pene y vagina en voz alta y díganme si no les ganó la pena y si
lo pudieron decir sin sonreír.  Si
alguien en el fondo grita "¡chupas!" 
o "¡quiero!" ya no es mi bronca.

¡Pene!