Activar la autoconstrucción

Una hoja en blanco es como un llano, no hay nada, pero hay
posibilidad de todo. La adversidad es lo que motiva la imaginación, el proceso
de invención y la creatividad. Esto es lo que nos cuentan Antonio Castro y
Abraham Cruzvillegas, sobre el proyecto Autoconstrucción.

¿Porqué realizar un proyecto bajo el nombre de
Autoconstrucción?

Antonio Castro: Todo surge cuando Abraham
Cruzvillegas nos invita a mí y a Antonio Fernández Ros ha participar en éste
proceso imaginativo, en donde primero se acumuló material para luego empezar a
hacer conexiones y así crear personajes que pudieran interactuar con la música
y las artes plásticas.

Desde el inicio funcionó como un proceso de acumulación con
el objetivo de poder encontrar discursos que pudiesen reaccionar frente a
diferentes estímulos.

Abraham Cruzvillegas creció en un entorno de
autoconstrucción, no había nada y la gente que empezó a habitar el espacio tuvo
que interpretar la adversidad como una oportunidad y así comenzar a construir
bajo sus propios medios. La autoconstrucción es un proceso imaginativo a partir
de una situación adversa, en donde la colaboración de diferentes personas es
indispensable. Cruzvillegas ha trabajado desde hace tiempo con este concepto y  ha tratado desde diferentes disciplinas
con el objetivo de aprender y ampliar el concepto.

El sentido de realizar un proyecto como Autoconstrucción es
este, que a través de diferentes disciplinas y diálogos podamos autoconstruir
un discurso, en este caso es el diálogo entre el teatro, la música y las artes
plásticas.

Ustedes mencionan que la  Autoconstrucción se vincula a las transformaciones sociales
vinculadas a la crisis de la modernidad y al paracaidismo durante los años
sesenta, pero ¿Hoy en día cómo nos representa esta obra?

Abraham Cruzvillegas: Esta idea es paralela a la
autoconstrucción de la personalidad, ya que siempre hay algo permanente que es
la adversidad, este es el discurso vigente, vivimos en un momento en el que la
situación económica, política y social se encuentra en un momento adverso, pero
es ahí en donde se activa el proceso autoconstructivo. Por lo tanto es un
discurso vigente porque apela a la personalidad del hombre.

Antonio Castro termina de cerrar la respuesta mencionando
algo importante « Con la adversidad las cosas no se ven desde una mirada de
víctima, es el momento en el que se examina la creatividad y va hacia delante,
creando y produciendo nuevas cosas».

Hablando de teatro, ¿Qué es lo que hace diferente una puesta
en escena en una galería?

Antonio Castro: El proyecto se llama
Autoconstrucción y como ya hemos hablado se crea a partir de los recursos que
existen en este “llano”, por lo que tenemos que adaptarnos a esas posibilidades
del espacio, por ejemplo la iluminación de aquí no es la adecuada, pero aún así
se soluciona, por otra parte hay una mezcla en cuanto a la interpretación de
los personajes, no hay límite, todo se fragmenta y surge como debe de ser. El
espectáculo se auto construye y por esto la forma en la que surgió fue genuina,
primero se produjo el espectáculo y después el libreto.

Sé que además de ustedes invitaron a más artistas a
colaborar, ¿Existe alguna temática que los una?

No, no hay ninguna temática que los una, parte de la
Autoconstrucción es que se genera a partir de fragmentaciones y de poder
interpretarlas. El diálogo entre una y otra enriquece el discurso y de esta
forma se crea de manera orgánica.

¿Cómo fue el proceso de selección de los artistas para que
vinieran a colaborar con ustedes?

Abraham Cruzvillegas contesta: Los artistas invitados son
personas con las que crecí, que admiro y que tienen la voluntad de colaborar.
Cada uno tiene su propia identidad y se une de forma orgánica para interactuar.