¿Por qué creemos que el otro nos pertenece? Descúbrelo en “Exiliados”

Esta obra plantea cómo las relaciones inconclusas siempre buscarán obtener un final.

Exiliados
Foto: Cortesía

Celebremos el aplomo del director Martín Acosta para montar una obra dramática de James Joyce, la única que escribió en toda su vida, tan pocas veces puesta en escena en todo el mundo (y solamente una vez en México, hace ya casi 40 años). Celebremos los nombres borrosos que en esta obra se le dan a la traición, al amor, a la posesión del ser amado; los personajes que nunca saben exactamente lo que quieren ni lo que sienten (o por quién lo sienten), cuatro adultos que tampoco entienden por qué la corrección política –la política en general– debe compartir nuestra cama.

“Exiliados” es una historia con tintes autobiográficos que Joyce escribió en 1918 y cuenta la historia de una pareja (Richard y Bertha, interpretados por Pedro de Tavira y Verónica Merchant, respectivamente) que regresan a Irlanda luego de un autoimpuesto exilio social-moral. La pareja se reencuentra con Robert (Tenoch Huerta) y su prima Beatriz (Carmen Mastache) con quienes ambos tienen historias amorosas, situaciones irresueltas que nadie puede obviar.

No esperemos personajes agradables ni simpáticos (algunos son francamente odiosos), son emoción pura que camina por el escenario, tergiversada y confundida. Si acaso podríamos acusar este montaje de ser demasiado “teatral”, con recursos grandilocuentes que a veces son ilustrativos y no evocativos –como las pelotas que Richard usa para aventarle a Robert en un ataque de ira–. En todo caso, el montaje remite a esas puestas en escena donde el drama se puede cortar en el aire, donde la multidimensionalidad de los personajes es irreductible, compleja y a veces tremenda y pesada, muy similar a nuestra propia condición humana.

Foro Lucerna, de James Joyce, dir. Martín Acosta, con Verónica Merchant, Carmen Mastache, Tenoch Huerta y Pedro de Tavira Egurrola, vie y sáb 20:45 h, dom 18:15 h, hasta el 1 de octubre, $300