¿Ya conoces Pizca de Sal?

Nos contaron tanto de él, que tuvimos que darnos una vuelta

Pizca de Sal es, literalmente, una barra de sándwiches, café y té. Para sentarse, hay una banquita afuera, dos adentro del local y un par de bancos en la barra. Fuera de eso, es un concepto grab & munch.

99171
(María José Alegret)

El menú es pequeño y va de sándwiches (majestuosos) y bowls. Como no nos gusta lo sano, vamos directito a los sándwiches… El que se ha ganado el cariño del público es el de aguacate, que se prepara con pan campesino, mayonesa casera, aguacate, queso oaxaca, una mezcla de hierbas aromáticas, lechuga y pepino. Claro que todo lo aguacatoso es bueno, pero definitivamente nuestro favorito no fue ése. Abran paso al club sándwich: pan de centeno, pechuga de pollo empanizada, tocino, pechuga de pavo, lechuga, jitomate y mayonesa de chiles secos. Encima va con una costra de queso chihuahua y con una ensaladita bastante agradable. Para darle una mordida necesitas abrir la boca veinte centímetros, pero cuando lo logres, todo el esfuerzo valdrá la pena.  

99172
(María José Alegret)

Aparte de estos dos, está el baguetín de huevo, el sándwich de jamón, el cubano, el de pollo (otro de nuestros favoritos; pechuga empanizada y gratinada, mayonesa casera y unas calabacitas rebanadas) y el sándwich de temporada (va cambiando constantemente). 

99167
(María José Alegret)
99173
(María José Alegret)

Pizca de Sal tiene dos cosas que los llevaron a la fama: su tocino y su veneno. Como snack, existen unas tiritas de tocino caramelizado que son adictivas. Probablemente tus arterias te rueguen que pares, pero ignóralas, estás comiendo un pedacito de cielo. El veneno (no se asusten) es una salsa con chile pasilla, ancho, canela, jamaica y piloncillo. Existe su versión más intensa, que va con chile de árbol y chile morita (cuidado, de verdad pica).

99170
(María José Alegret)

No son reposteros, pero no puedes dejar de pedir un postre. Como los platillos de temporada, éstos también van cambiando. Pastel de zanahoria, panqué de plátano, scones, pastel de chocolate con lavanda o, si tienes suerte, te puedes encontrar con el brownie de mole. Acompáñalos con uno de los cafés o tés del menú. Lo más pedido es el cold brew, reposado 12, 16 y 24 horas. En té, varían sus opciones, pero si no sabes ni por dónde empezar, puedes decirle a Gustavo (el barista) que te recomiende algo.

99169
(María José Alegret)

Una de las cosas más bonitas en Pizca de Sal es el mural en la pared. Su creador (David Suárez) lo hizo todo con Sharpie y representa la comida, la humanidad, el café, la mano del hombre y la naturaleza. La idea de este localito es unir cocina, café, arte y diseño. Lo más importante para ellos es que los precios sean accesibles, así que no te preocupes por gastar mucho.

Pizca de Sal
Calle Poussin 24D, Mixcoac
5598 9561
lun-vie 7:30-19:30, sáb 11-17 h
@Pizcade_Sal 

¿Se te antojó?

Échale ojo a:
¿Ya conoces Juan Molletes?
Desata tu antojo en Le Munchierie 
Conoce la hamburguesa roja