Vinos franceses con toque mexicano

Especial

HugoD’Acosta es uno de los hombres más respetados en el mundo del vinomexicano. Luego de titularse como Agrónomo en El Tec de Querétaro se fue aestudiar enología en Francia e Italia para después practicar loaprendido un rato en Napa Valley. Ya metido por completo en el mundodel vino, D’Acosta fue por 12 años el enólogo de Bodegas Santo Tomás,para después dedicarse a proyectos independientes.

Losvinos de D’Acosta desde los tiempos de Santo Tomás fueron ganado famapoco a poco, además de cuidar la calidad de sus vinos, Hugo estuvo muymetido haciendo labor de promoción del vino mexicano tanto enterritorio nacional como en otros países, por lo que muchos considerana Hugo D’Acosta el "Mondavi mexicano".

Sipudiéramos hablar de una revolución del vino en México, sin duda elnombre de Hugo D’Acosta sería uno de los protagonistas de estahistoria. Actualmente tiene 4 casas de vinoen el Valle de Guadalupe y también participa como consultor enmuchísimos de los proyectos más respetables de vino en México.

Además, la pasión de éste personaje por el vino lo ha llevado a experimentar fuera de su tierra natal. EnFrancia, D’Acosta tiene el proyecto llamado La Borde Vieille, en cuyosvinos pudo experimentar a fondo en tierras del viejo mundo haciendovinos no tan limitados por las normas de la Denominación de Origen deaquel país.

Losvinos tintos de La Borde Vieille son tres vinos que tiene la mismamezcla, Grenache, Carignan, Syrah,pero la diferencia entre ellos es lapredominancia de alguno de los varietales.

PredominanciaGrenache
: Muchos aromas a flores, era como oler un jardín, con esostoques verdes de las hojas, las plantas, lo dulce de las flores. Teníaaromas un poco especiado, leve pimienta y tabaco. En boca es fresco,buena acidez, ligero -comparando con lo que estamos acostumbrados atomar-, se siente joven, un poco corto en boca. En general bien.

PredominanciaCarignan:
Muy parecido al perfil en boca del Grenache, solo que con unpoco más de potencia y un toque de caramelo rojo (lollipop). En narizse siente más "oscuro", como cerezas, moras, ciruelas. Tiene taninossuaves, buena permanencia y un rico final como de fruta fresca llegandoa su punto dulzón.

PredominanciaSyrah
: Este vino es el más expresivo de los tres, es ahumado, potente,carnoso, ahumando, mucha más fruta (zarzamoras, moras, ciruelas, levetoque de higo fresco) caramelo y especias – mucho menos tímido que sushermanos-. Es un vino platicador, con buena acidez, excelentepermanencia, complejo y expresivo. Muy recomendable.

Todosson buenos exponentes, diferentes entre ellos. Es un excelenteejercicio tomar los tres a la vez y notar las sutilezas de la mismamezcla, detectar las notas que los hacen iguales y esos pequeñosdetalles que los hacen maravillosamente diferentes.

Enl resumen, con palabras de Hugo: "…elaborar vino nuevo en sitios tradicionales. Enología de lectura, receptiva, pero sobre todo, interpretativa del mundo actual"