Vino en Ensenada

El caso de Fluxus y Plata

VÍABuenavida
Especial

Hacervino en Ensenada no es difícil, mucha gente llega, compra su uva ylisto. Esto genera cientos de proyectos al año, algunosdesaparecen después del primer intento, otros lo siguen haciendodurante varios años coml hobby, pero solo algunos son de esos queprometen convertirse en algo que a la larga puede dejar huella.

Hacerla diferencia o hacerse notar en el mundo del vino mexicano no esfácil, se necesita saber qué se quiere ofrecer, se tiene que tenervisión de a dónde se va con el vino, se requiere de una filosofía en laelaboración. Estas características las tienen Fluxus y Plata, dospequeños proyectos que entre ellos son muy diferentes pero le tiran alalgo más grande.

Fluxuses el proyecto personal de Alberto Rubio ahora encargado de lasvinificaciones y crianzas de Mogor-Badan, también trabajo en Paralelo ydirigió una temporada la escuela de oficios del porvenir, alias "LaEscuelita". Este proyecto trata de ser lo más armónico y fluido: la uvaes de viñedos viejos de temporal (eso significa que el viñedo da lafruta sin ayuda de nadie), cosa importante ya que las uvas de estosviñedos expresan mejor las características de la zona, se usa el mejorequipo posible, se cuida con mucho detalle cada uno de los pasos delproceso, durante la crianza se monitorea constantemente la evolucióndel vino, todo eso para lograr un Grenache  apegado a la tierra, concaracterísticas frescas y complejas.

Plataes el proyecto de Erick Plata. El trabaja desde hace mucho en "Laescuelita". Ha viajado a Europa a quebrarse el lomo y seguiraprendiendo de la parte menos romántica del vino que es el duro trabajoen bodega. Su visión es hacer un vino amistoso para todos, que sea muybebible y con la mejor uva que pueda conseguir; algo así como bueno,bonito y barato con las mejores características posibles. Un detalleimportante, y agradable, de su vino es que tiene muy poca madera, loque tiene es casi imperceptible, así que esta muy enfocado en la frutacon la que trabaja.

Hay que voltear a verlos, en lo que consiguen un momento a solas con cada botella les dejamos nuestras notas de cata:

Fluxus:una mezcla del Ródano (grenache, syrah, carignan) con aromas querecuerdan los frutos rojos y toques de flores, eso integrado aelegantes toques de madera; en boca tiene buen ataque, buenapermanencia, se siente suave, es fácil de beber. Tiene muchos sabores yaromas, es complejo pero no complicado.

Plata:mezcla de tempranillo y zinfandel queda bastante bien. Tiene aromas deuva (como los dulces), ciruelas y pasas. En boca es ligero, un pococorto, amable y suave. Es un vino que acompaña perfecto cualquiercomida; es de esos vinitos que te ayudan a comenzar en el mundo delvino, y si ya eres todo un bebedor la sencillez de este vino te sacauna sonrisa.