Una historia sabrosa: La Pilarica

Rosca de reyes y pan de muerto todo el año

Foursquare

Conocí esta panadería caminando por la calle de Ayuntamiento para comprar un café en El Cordobés, en uno de mis tantos recorridos por el Centro Histórico. Eran las ocho de la mañana y noté que la mayoría de los transeúntes llevaban una bolsa con pan o una pieza para ir comiendo. Supe que tenía que entrar a la panadería; pensé: “ni la gente, ni el olor a masa horneada con azúcar pueden estar equivocados”. La visita valió la pena, descubrí que en esta panadería tradicional venden pan de muerto y rosca de reyes todo el año. Si andan por el rumbo no dejen de visitarla, les comparto su historia.

La Pilarica

De acuerdo con los dueños, es probable que el nombre de la panadería haya sido elegido para hacer alusión a la Virgen del Pilar, conocida como La Pilarica, originaria de Zaragoza, España.

Según los registros, el fundador fue el español “Chino Novoa” quien llegó huyendo de la Guerra Civíl Española.

El lugar en el que está ubicada era un edificio era un edificio en dónde “Chino Novoa” rentó una accesoria pequeña y empezó a fabricar mantecadas de Astorga que era lo único que vendía. Posteriormente en 1960,  la vendió al mexicano Nicolás Chacur, quien rentó el primer piso  de los departamentos para hacer los amasijos de la panadería. Nicolás decidió venderla en 1970 a los actuales dueños que son mexicanos. La Pilarica empezó a crecer por la necesidad de tener más hornos y cámaras de refrigeración. Terminó por ocupar todo el edificio.

Para el año de 1995 los dueños actuales de La Pilarica tuvieron que comprar el edificio por la alta demanda de sus clientes.

La Pilarica cuenta con 70 años de existencia, durante los cuales ha estado ubicada en el mismo lugar. A través de los años ha recibido a varias generaciones de las familias mexicanas y ha dado servicio de surtido de pan a los restaurantes y cafés que la rodean.

El encargado de la tienda se llama Israel Martínez, nos contó que la panadería forma parte de Grupo Karsapan, una empresa mexicana que cuenta con 10 panaderías en diferentes zonas del DF y Toluca. Son la única panadería que durante todo el año tienen rosca de reyes y tres presentaciones de pan de muerto. Cuestan 35 pesitos.

[Conoce la historia de La Vasconia, una panadería centenaria]

Además, cuentan con una gran variedad de pan español, europeo y dulce como: ojos de pancha, cañones, novias, panqué de vainilla, ojo de buey cubierto con pepita, bolillo, chino, mantecadas, chilindrinas; pan gourmet de orégano con tocino, arándanos, hierbas finas, parmesano, eneldo, ajo y natural. Entre las galletas venden: pastisetas, partasecas, galletas de sal y las tradicionales soletas, productos representativos y difíciles de encontrar en otra panadería. En La Pilarica se venden por pieza y por kilo todo el año.

Ofrecen ocho variedades de donas: chocolate, moka, azúcar, granillo de chocolate, cajeta, café y coco. El precio de los pasteles va desde 140 hasta 240 pesos. Nuestros panes favoritos fueron: el cilindro de nata, el panqué de limón y el mini pastel imposible.

El movimiento en esta panadería empieza muy temprano. Los panaderos hornean desde la madrugada para tener el pan listo en las charolas a las seis de la mañana. Cierran a las nueve de la noche de lunes a sábado y los domingos, a las ocho.

Es sólo panadería pero no es mala idea irte al café de al lado por un té o café para acompañar tu pieza de pan mañanera. Puedes llegar fácilmente en Metrobús. Es un espacio con mucho movimiento, súper limpio.

En 1869 existían sólo 30 panaderías en la Ciudad de México, a cargo de 18 dueños, de los cuales siete eran españoles. Para 1890, el número de panaderías se triplicó. Hoy en día La Pilarica sigue ahí, ofreciendo pan desde las seis de la mañana.

La Pilarica

Lopez 77, casi esq. con Ayuntamiento
Centro Histórico
5521 1602

¿A qué hora sales por el pan?