Platillos irresistiblemente dulces y hermosos en la Roma

Este lugar es el spin off azucarado de Fat Boy Moves

Sweet Girl Moves
Foto: Tamara de Anda

Aunque haya que reportarse con el SAT, ponerse crema antiarrugas y sentar cabeza, ser adulto tiene su lado positivo. Por ejemplo, ya nadie te raciona los postres; si a ti te da la gana comerte 100, pues vas, es tu decisión y tu responsabilidad. Y si esos manjares empalagosos los quieres acompañar con cocteles alocados, se vale. Sweet Girl Moves acaba de abrir para satisfacer estos antojos carbohidratescos.

Este lugar es el spin off azucarado de Fat Boy Moves, un restaurante condesero-coreano-neoyorquino que, en su nueva sucursal en la Roma, le dedicó un rincón exclusivamente a las cosas dulces. Al frente está Marifer Millán, repostera guerrerense con formación y experiencia en Nueva York.

En Sweet Girl Moves debes entrarle a…

En esta primera etapa hay cuatro superpostres para escoger. El Desayuno es una pannacotta con pasta de camote, acompañada de helado de maple, brioche tostado y… ¡tocino! Luego está la Flor de limón, una especie de pay deconstruido con yuzu, un cítrico oriental que está muy de moda entre los chefs. Las Palomitas son un pastel de polenta con sorbete de blueberry, espuma de elote y, como el nombre indica, palomitas acarameladas. Por último, el Picnic es un atasque para dos personas, servido en una canasta de día de campo, que incluye un cheesecake, fresas con chocolate, sorbete de uva y una botellita de vino espumoso, ¡ámonos!

En la barra está Chris Scansaroli, que vino desde Brooklyn a emborracharnos con dulzura. Él se encarga de cocteles como el Key Lime Pie, que -en efecto- es como beberse un pay de limón; el BBC, de ron con plátano y Baileys, o el hermosísimo Sweet Girl, de guayaba, fresa y vodka en una copa escarchada con Fruity Pebbles y servido con una paletita de caramelo multicolor.

Foto: Tamara de Anda

Si no quieres o no tienes tiempo de instalarte en la decadencia, puedes comprar un helado de chorro de brown butter con pretzel o de leche con cereal.

Exposiciones que no te puedes perder en octubre

La decoración incluye puerquitos felices, sillas y conejo y una puerta miniatura como de Alicia en el País de las Maravillas (y sí, porque qué es más maravilloso que el carbohidrato simple). No se puede creer tanta felicidad ni que todo sea tan instagrameable.

Foto: Tamara de Anda

¿Dónde está?

Sígueles la pista en su cuenta de FB: fatboymovesyucatan

También te puede interesar: Las seis canciones de Cri-Cri que en realidad no son para niños