Aquí te sirven hasta decir alto. La inspiración viene de la tradicional cocina de Buenos Aires con algunos toques italianos. Encuentras los típicos cortes de carne, sabrosas empanadas, su buena variedad de sopas, pastas y pizzas.

Sí: pizzas. Porque, como buenos argentinos, tienen algo de italiano y sus pizzas al horno te derretirán como queso en el horno. Su carta de vinos tiene suficientes opciones para una buena pizza o sexy corte de carne.

El lugar no es muy grande, aunque sí es acogedor, la iluminación y decoración ayudan con la sensación de privacidad para que puedas disfrutar la comida. Está en un segundo piso, ni siquiera te molesta el ruido de la calle así que puedes ir ahí con la familia, o a una junta de trabajo, o hasta una cita por placer. Mientras no juntes las tres, tu digestión irá bien.

Claro, son argentinos así que su cantina es lo que buscas para ir con amigos a ver deportes, comer tu carne con unas chelas o el embriagante que prefieras y ver el partido. O los partidos, tú decides cuánto gozar. Si no te gusta el deporte, no te preocupes, el lugar da para que no tengas que sufrir a lado de los aficionados del equipo que vaya perdiendo.

Si tienes hijos a los que no quieres cuidar un ratito, no por mala onda sino porque no quieres que te tiren tu vino en la ropa, este sitio tiene un área infantil supervisada por una niñera para que los niños jueguen y se diviertan.