Erawan

Av. Ejército Nacional 843

Col. Polanco Chapultepec

Tel. 5281 3181

Horarios:
lun-mié 13-00 h, jue-sáb 13-1 h, dom 12-18 h.
Precios: $ 400 - $ 600
Formas de Pago:
TC: Todas
Efectivo
Sitio Web
Generos : Asiática
Servicios: Reservación recomendada, Abierto en Domingo, Cena después de las 23 horas, Comida de negocios, Valet parking, Estacionamiento cercano, Servicio de bar, Cena romántica
Erawan. / Cortesía.

El Erawan es algo así como un cóctel con champaña: una reunión de factores que puede ser o muy afortunada o sumamente pretenciosa. Los componentes son una mezcla de chefs ultra especializados y de “importación” (como el sushi master Kimura de Los Ángeles), un espacio coherente con el estilo de cocina y gratos detalles sugeridos de la buena vida y cultura oriental (que últimamente tendemos a idealizar).

Como ocurre en los lugares del grupo (Sud 777, Ivoire, Piso 51) el lugar es el primer gancho para el comensal: espejos de agua, decoración contemporánea, iluminación y todo cuidado para que una vez que te has sentado pierdas la noción del tiempo. Así que si planeas visitarlo tómate tu tiempo y relájate.

El menú es una extensa mezcla de cocinas: hay platillos vietnamitas, japoneses (punto y aparte del sushi que ocupa en si otro apartado) y chinos. Así que las sugerencia es llevársela campechana entre países. Puedes empezar con algo tan sencillo como los edamames o con una perfumada y dulzona sopa de leche de coco (a la que se le agrega pollo o mariscos según prefieras).

Desde ese punto de partida te puedes ir a extremos con algo sumamente picante y condimentado como el Yam Woon Sen, un plato de fideos ultra delgados (pasta de ángel) acompañados con mariscos o los camarones fritos Goong Phad Med Mamuang salteados con chile seco.

Si no eres de paladar aventurero te puedes estacionar en la barra de sushis, en donde encontrarás a los viejos conocidos: rollos de salmón, cangrejo, ánguila o los tempuras (de dos piezas cada uno) por si extrañas el aguacate. O con los platillos del mar (que ocupan buena parte del menú) como los ostiones Kumamoto.

Lo rico de este lugar está en probar diferentes texturas en los platos: de lo dulce a lo picante, de lo crujiente a lo crudo para rematar con un postre fresco y sencillísimo como un sorbet de litchi. La amplitud del menú tiene la ventaja de equilibrar los precios, así no tienes que gastarte una fortuna para comer bien y quedar satisfecho.

El fin de semana hay área para niños.

 Facebook.com/pages/Erawan